Las varices: También cuestión de hombres

 

Este problema vascular se suele relacionar con las mujeres, sin embargo, los hombres lo padecen de la misma manera, pero no le prestan atención hasta que sienten molestias. Así que, aunque no presumas de piernas, si tienes varices, acude al médico.


Para las mujeres sus piernas son algo más que su medio para desplazarse, son un “complemento” fundamental de su estética, de ahí que, en cuanto observan en ellas algún bulto o araña vascular, acuden al médico en busca de una solución para eliminarlo. Por su parte, los hombres no suelen darle importancia, no lo ven como un problema de salud, y mucho menos se preocupan de que afeen sus piernas y, por tanto, no se interesan por un posible tratamiento. Esta es la razón por la que las varices siempre se relacionen con las mujeres, pero lo cierto es que también delatan un problema de salud en los hombres.

Sin distinción de sexo

Según los datos de un estudio realizado por la Clínica Universidad de Navarra, entre el 40 y el 45 por ciento de las mujeres presenta varices, mientras que el porcentaje de los hombres se encuentra en torno al 25 por ciento. La cifra femenina es mayor por diferentes causas:

  • Genéticamente están más predispuestas a padecerlas, es decir, presentan más posibilidades de heredarlas.
  • La producción de ciertas hormonas propias de ellas (estrógenos y progesterona) favorecen su aparición; y sus válvulas y paredes venosas son más frágiles.
  • Además, el embarazo también suele provocar problemas de circulación. Aunque los hombres no “luchan” contra estos factores, sí pueden presentar otros que favorezcan la aparición de varices, como son:
  • Tabaquismo.
  • Sobrepeso.
  • Sedentarismo o permanecer mucho tiempo de pie o sentado.

Además, en su caso, suelen acudir a la consulta del médico cuando el problema es una realidad, incluso cuando ya ha provocado un edema, el cual puede originar una úlcera. En estos casos, el tratamiento a seguir es la intervención quirúrgica para extirpar o bloquear el tramo venoso que falla.

Seguir una dieta rica en fibra y agua, evitando la comida muy grasa y los productos tóxicos, resultan unos grandes aliados contra las varices. 

Remedios naturales

Existen fórmulas naturales que pueden aliviar los problemas circulatorios leves. Eso sí, pide información a tu médico.

  • Árnica: Es una de las hierbas medicinales más antiguas empleadas para la mejora de la circulación. Puedes utilizarla con compresas de agua.

  • Castaño de indias: Puedes adquirirlas en cualquier farmacia, normalmente se presentan en gotas. Con 20 gotas de castaña de indias, antes de ir a dormir, puedes notar beneficios.

  • Infusión de cola de caballo: En forma de té, la cola de caballo te proporciona una correcta circulación sanguínea.

  • Arcilla verde: Diluye 4 cucharadas de arcilla verde en una taza de agua hasta lograr que se forme una pasta. Aplícala cada noche sobre la zona afectada.

Frena su progreso

No dejes que las varices “dibujen” en tus piernas, con estas medidas puedas frenar su evolución y la formación de otras varices:

  • Usa ropa amplia: aunque los pantalones de los hombres suelen ser más anchos que los de las mujeres, también hay que evitar usar ropa que oprima en la zona de la cintura porque dificulta el retorno de la sangre al corazón.

  • Adelgaza: ya tienes otra razón para perder peso porque su exceso ejerce presión sobre las venas.

  • Cambia de postura: si tienes que permanecer muchas horas sentado, oblígate a levantarte cada hora y da un pequeño paseo, y no olvides hacer pequeños movimientos con los pies, los tobillos y estirar las piernas mientras estás sentados. En el caso
    de que tu problema sea el estar largos periodos de pie, intenta descansar cada cierto tiempo, y realizarte un masaje en las piernas desde los tobillos hasta las rodillas.

  • Agua fría y masajes: acaba tus duchas con un chorro de agua fría sobre las piernas y, antes de vestirte, date un masaje en sentido ascendente.

  • Muévete: el ejercicio físico favorece la circulación. Caminar o montar en bicicleta son dos actividades perfectas para ello.

¿Por qué aparecen?

Las varices suelen apreciarse en las piernas, aunque también es posible que aparezcan en otras partes del cuerpo.

  1. Surgen cuando las válvulas que tiene las venas para favorecer la circulación de la sangre se debilitan o lesionan y, por tanto, no son capaces de impulsar la sangre hacia el corazón.

  2. Como consecuencia, la sangre se acumula en las venas, se hinchan, y aparecen las varices. En las primeras fases de su desarrollo no suelen ocasionar problemas de salud, pero si no se tratan pueden originar dolor, coágulos de sangre y úlceras.

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.