Hay personas sudan de forma excesiva y que no lo hacen por causas objetivas como el calor, el estrés o la práctica de ejercicio físico. Si quieres saber por qué solo tienes que seguir leyendo.

¿Qué es?

La enfermedad se caracteriza por una excesiva producción de sudor de manera impredecible y de forma crónica. Los que la sufren pueden sudar incluso cuando la temperatura es fresca por lo que, en ocasiones, ven condicionadas sus relaciones personales.

¿Qué la causa?

La hiperhidrosis se produce por un fallo del sistema nervioso simpático que hace que el organismo produzca más sudor del que necesita para regular la temperatura corporal. Los datos sugieren que existe una predisposición genética, ya que el 40 por ciento de los afectados tiene otro miembro de la familia con el mismo trastorno.

¿Cuáles son los síntomas?

El principal síntoma es el exceso de sudoración, que puede producirse en todo el cuerpo o en áreas localizadas, especialmente en palmas, plantas de los pies, axilas o cara. Algunas personas ven afectada su calidad y ritmo de vida, por lo que pueden sufrir a nivel psicológico también.

¿Qué tipos hay?

Según su localización, puede ser generalizada o limitada a una zona concreta. Según el motivo que la produzca, puede ser por causa desconocida, en la mayoría de los casos; o por causa identificada. Aparece acompañando a enfermedades infecciosas o neurológicas.

¿Cómo se diagnostica?

Los signos visibles de sudoración suelen ser suficientes, pero se pueden hacer pruebas para asegurar el diagnóstico. La prueba del almidón y yodo, la prueba del papel o un análisis de sangre pueden ser definitivos a la hora de confirmar la enfermedad.

¿Existe algún tratamiento?

Hay diferentes formas de tratar la enfermedad, desde el control con antitranspirantes fuertes o la inyección de botox en las axilas, hasta diferentes intervenciones quirúrgicas.

¿Se puede prevenir?

Las principales medidas de prevención son: usar prendas que transpiren, extremar la higiene, evitar el consumo de alcohol y alimentos picantes o echar polvos de talco en la planta de los pies, entre otras.

¿Tiene posibles complicaciones?

Puede originar la aparición de hongos, descamación, mal olor, irritación o pigmentación de la piel. Además, puede provocar una sobreinfección cutánea por bacterias en las plantas de los pies y favorecer dermatitis de contacto en las palmas.

¿Impide realizar vida normal?

Depende del grado de la enfermedad. A las personas que padecen el cuadro más grave puede resultarles difícil relacionarse socialmente e, incluso, sufren rechazo en el trabajo, puesto que el olor corporal se asocia muchas veces a una falta de higiene.

10 ¿Es una enfermedad muy común?

Se estima que la prevalencia de la enfermedad llega hasta el 3 por ciento de la población y afecta de igual manera a hombres y mujeres. Se calcula que en España más de 1,2 millones de personas conviven con esta patología, según el Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Central de Asturias.

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.