Pocas son las mujeres no tienen en alguna zona de su cuerpo estas feas marcas. Intentar prevenirlas y actuar a tiempo cuando acaban de aparecer son dos medidas necesarias para ganarles la batalla. Si no, puede que ya sea demasiado tarde.


Tienen el aspecto de una cicatriz y por ello a ninguna mujer le gusta comprobar que su pecho, vientre o glúteos han empezado a ser invadidos por estas marcas. Aunque en un primer momento es fácil caer en la tentación de ignorarlas, debes saber que no dejarán de estar allí a menos que empieces a ponerte manos a la obra.

Recuerda que dejarlo para mañana puede tener unas consecuencias nada deseables sobre tu piel y que el simple gesto de aplicarte una crema ya es una gran ayuda.

Causas comunes

La pérdida de colágeno, que es una sustancia proteínica encargada de fabricar el tejido conjuntivo de la piel y brindarle firmeza, y de la elastina, que aporta elasticidad a la piel, causa estrías, líneas de expresión, pérdida del tono de la piel y arrugas. Generalmente, las estrías aparecen cuando la piel se estira de manera brusca o excesiva, de manera que no le da tiempo a acomodarse en tan corto espacio de tiempo. Así se explica que sean las adolescentes (en pleno estirón), embarazadas o mujeres que están viviendo su menopausia y aumentan de peso las que más a menudo las sufren.

Otros motivos que también juegan un papel importante en la formación de las estrías son la herencia genética, la toma de medicamentos que contienen cortisona y las características propias de la piel de cada persona.

¡Ocúpate de ellas!

Los dermatólogos aseguran que, a excepción del embarazo, las estrías pueden prevenirse en el resto de situaciones. Para ello te proporcionamos algunos consejos:

  • Hidrata tu cuerpo, por dentro y por fuera. Para la piel, las cremas o aceites más recomendados son los ricos en vitaminas A y E. Eso sí, ten en cuenta que si no bebes dos litros de agua diarios, ninguna crema te hidratará.

  • Come de forma saludable. Con ello evitarás ganancias o pérdidas de peso que favorezcan la aparición de estas antiestéticas marcas. Olvídate de las “dietas milagro” y opta por una alimentación sana y equilibrada.

  • Es recomendable masajear las zonas conflictivas con mayor tendencia a presentar estrías (vientre, caderas, nalgas, muslos y senos) para estimular la circulación y favorecer la correcta penetración de principios activos.

  • No es recomendable tampoco el uso excesivo de cremas para la piel a base de cortisona, pues favorecen las estrías.

  • En los días de bien tiempo, procura no exponer las zonas con estrías al sol demasiado tiempo, ya que puede reducir la elasticidad de la piel.

¿Cómo prevenirlas?

Las estrías suelen desaparecer tras la reducción del factor que causó el estiramiento de la piel. Si aún presentan un tono rojizo es que todavía no se ha producido la rotura de fibras y puede que estés a tiempo de eliminarlas. Básicamente, tendrás que conseguir estos tres pasos: acelerar elproceso de renovación de los tejidos, revitalizar la piel y proporcionarle la elasticidad que ha perdido. Para ello puedes servirte de:

  • Las cremas a base de algas, que reafirmarán e hidratarán tu piel.
  • Las vitaminas A (retinol), B y F, que regeneran la piel y favorecen su cicatrización.
  • La vitamina E, poderoso antioxidante, actúa protegiendo las estructuras celulares.
  • El aloe vera, que es un agente antiinflamatorio cicatrizante que también contribuye a regenerar el tejido cutáneo.
  • El aceite de almendras, de oliva virgen, de jojoba, de germen de trigo o de rosa mosqueta contienen nutrientes que alimentan, protegen y dan más flexibilidad a la piel.
  • El agua termal es rica en minerales y oligoelementos, con propiedades calmantes, anti irritantes y descongestivas.

Si no desaparecen…

Una vez que las estrías han pasado de tener un color rojizo a ser blanquecinas, apenas existen posibilidades de borrarlas. Para estos casos, la medicina estética es prácticamente la única opción que puede ayudarte:

  • Peeling químico: Actúa sobre la capa más superficial de la piel, ayudando a que se regenere.

  • Dermoabrasión: Trabaja también a modo de peeling. Gracias a la erosión de unos microcristales de aluminio sobre la estría, esta se acorta y se estrecha.

  • Mesoterapia: Se infiltran fármacos vasodilatadores y regenerantes en pequeñas dosis.

  • Láser: Algunas técnicas que emplean láser son válidas para estrías recientes y estrías evolucionadas. Su aplicación estimula la producción de colágeno y la elastina, y reparan la microvascularización alterada.

Las mujeres de piel seca tienen más probabilidades de sufrir estrías. Por eso es importante hidratar las zonas conflictivas a diario.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.