Su sabor suave y con un punto amargo hace que combine perfectamente con otros ingredientes. Lo mejor es que tiene pocas calorías, pero un montón de nutrientes.


Aunque sea un producto muy nuestro, los mayores productores de berenjena son China, India o Japón. De hecho, el cultivo de esta apreciada hortaliza es antiquísimo en regiones de Oriente. En la cocina tradicional española (como en toda la gastronomía mediterránea) es indispensable en platos tan ricos como el pisto manchego o la escalibada catalana. Pero también la nueva cocina tiene muy presente esta hortaliza con potentes propiedades antioxidantes. Durante todo el otoño está de temporada, así que ¡sácale provecho ya!

Muy versátil

Puedes prepararla frita, rebozada, asada o guisada. Lo más habitual es utilizarla como guarnición, como ingrediente de cremas junto a otros vegetales o rellena. Para poder aprovechar su aporte de vitaminas, se debe cocinar enseguida una vez cortada o pelada. Recuerda que si la tomas con la piel, aprovecharás mejor su aporte de fibra. 

Para que no absorba demasiado aceite, ponla media hora antes de cocinarla en un recipiente con agua y sal. La sal hace que suelte su propia agua agua y el aire. Tras sacarla del agua, lávala bien y sécala con un paño de cocina.

Conservación

En casa, refrigeradas en la nevera aguanta poco más de diez días. Es aconsejable mantenerla aislada, porque si la conservamos junto con otras verduras y frutas, reacciona con el etileno producido por la “respiración” de estos vegetales y se estropea antes. 

¡Muy nutritiva!

  • Destaca por su bajo valor energético (16 calorías por cada cien gramos), ya que el agua es su componente principal.

  • Contiene una cantidad interesante de fibra, más abundante en la piel y en las semillas.

  • En la piel es también donde se encuentran las antocianinas (flavonoides), pigmentos que le confieren el color morado y que tienen propiedades antioxidantes.

  • El potasio es el mineral más abundante en la berenjena, en menor proporción encontramos fósforo, calcio, magnesio y hierro.

  • Aporta pequeñas cantidades de vitamina C, betacarotenos y folatos.

  • Contiene estatinas, sustancias que se emplean para el tratamiento de las alteraciones en los niveles de colesterol y triglicéridos.

  • Atención: la berenjena cruda y la que está poco madura contiene solanina, una sustancia tóxica que puede provocar alteraciones gastrointestinales y migraña. Este efecto se evita si se consume la berenjena madura y cocinada, ya que esta sustancia desaparece por acción del calor.

Sus Formas y variedades

  • Alargada: Con esta forma encontramos los tipos Larga negra, Larga morada, Violeta de Barbentane y Croisette. Todas tienen la piel brillante de color morado oscuro y con la pulpa verdosa.

  • Ovalada y jaspeada. Sus frutos son ovalados y se diferencian al tener la piel bicolor (blanca jaspeada de morado o verde) y pulpa casi blanca. Entre sus variedades están la jaspeada de Gandía, la Misión bell, la Belleza negra, la Blacknite, la Bonica y la Florida market.

  • Redonda: El fruto es prácticamente esférico. Una de estas variedades es la Violeta de Nueva York. También existe la de Almagro, que solo se utiliza para encurtido.

¿Cómo saber si está madura? Presiónala un poco con los dedos. Si queda una ligera huella, la berenjena está en su punto de maduración.

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.