Los mandamientos de un pelo brillante

Cuidar y tratar tu cabello de la manera más adecuada para que brille está en tu mano. Te explicamos cómo conseguirlo.


El cabello está sometido a las exigencias de nuestro estilo de vida y las mujeres no reparamos en productos para verlo a nuestro gusto. Pero para conseguirlo nos sometemos diariamente a tintes, planchas, secadores y acondicionadores, técnicas todas ellas que lo acaban estropeando. Con estas agresiones, el cabello se vuelve finalmente opaco. Un cuidado capilar adecuado puede restaurarlo y devolverle un brillo atractivo y sano al pelo más apagado. No te olvides de seguir nuestros consejos.

Sí a las mascarillas

Son muy recomendables si necesitas un tratamiento de choque, pero también conviene usarlas una vez a la semana para proteger el pelo. Esta la puedes preparar tú misma: 1. Mezcla partes iguales de acondicionador, aloe vera en gel y miel. 2. Ralla una zanahoria, añade una cucharada de miel y unas gotas de aceite de oliva. 3. Mezcla y aplícatela. Déjala actuar unos minutos y lávate con tu champú habitual.

El secreto del lavado efectivo

Sigue siempre estos pasos: 

  1. Lávate frecuentemente con productos sin siliconas ni sulfatos y evita el agua muy caliente.

  2. Envuelve el cabello con una toalla para retirar la humedad y péinalo con cuidado, pues el pelo mojado es mucho más frágil.

  3. Si usas secador, sujétalo a un palmo de la cabeza y usando el difusor.

  4. Cepíllalo solo cuando esté seco y desenrédalo antes.

¿Liso o rizado?

El cabello liso tiende a verse más brillante porque su cutícula –la capa más externa de la fibra capilar– es lana. Si el cabello es fosco o rizado puedes lograr el mismo efecto aplanándola con secador o plancha, pero si llevas un corte a capas parecerá menos brillante, aunque es solo un efecto óptico. Recortar las puntas dañadas le dará siempre un mejor aspecto.

Enjuagues

El enjuague tras el lavado es vital para el buen aspecto del cabello.

  1. Realiza el último aclarado con agua fría y el pelo quedará más brillantes.

  2. Si aún quieres más, añade vinagre de manzana al último aclarado, déjalo 1 o 2 minutos sobre el cabello y vuélvelo a enjuagar.

  3. Si el olor te parece fuerte, opta por un enjuage fi nal de zumo de limón disuelto en agua, que también aporta flexibilidad.

  4. Verter un botellín de cerveza sobre el cabello después del lavado, enjuagándolo después, le dará una luz especial. Si el olor es muy fuerte, acláralo otra vez.

Aceites: el toque perfecto

Lo nutre, suaviza y evita que se encrespe. Los aceites, unos buenos aliados, pueden usarse antes del champú, antes del secado y como toque final.

  1. Si aplicas el aceite antes del lavado: échalo solo en las puntas; después, lávalo normalmente.

  2. Durante el lavado: distribúyelo por el cabello, cúbrete la cabeza con una toalla y mantenlo 15 minutos. Acláralo.

  3. Después: para ayudar al peinado extiende unas gotas de la raíz a las puntas conseguirás un rizo definido o un alisado perfecto.

  4. Como toque final: solo en las puntas para dar brillo al peinado. Sin aclararlo.

Nuestro truco

La cal del agua es uno de los agentes que más estropea el pelo. Para eliminarla, añade un chorrito de vinagre: acaba  con todos los agentes del agua que perjudican al cabello y lo deja brillantísimo.

Si tu cabello se carga de electricidad estática tras el lavado, quizá no estás usando el peine adecuado. Utiliza preferiblemente un cepillo de madera o de púas de jabalí.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.