Bicarbonato sódico ¿”Polvos mágicos” para todo?

No falta en casi ningún hogar desde la época de nuestras abuelas. Desde tiempos inmemoriales ha tenido mil y una aplicaciones, pero no debemos abusar de su uso, para evitar riesgos importantes en nuestra salud.

Precaución si lo usas…

  • Para el mal aliento: Tras el cepillado, si se te ha acabado el colutorio para prevenir la acumulación de bacterias en la boca, puedes enjuagarte con una cucharadita de bicarbonato disuelta en medio vaso de agua.

  • Para la limpieza y blanqueamiento de los dientes. Aunque algunas pastas dentales lo contienen, es mejor no utilizarlo en su versión casera porque, aplicado directamente sobre el esmalte y las encías, resulta abrasivo.

  • Para exfoliar la piel. Puedes mezclar una parte de agua con tres partes de bicarbonato, aplicándolo con movimientos rotativos con el dedo, para eliminar las impurezas del cutis. Después hay que enjuagar bien. No lo uses si tienes la piel muy sensible o con acné. En cualquier caso, evita el área de los ojos.

  • Para las digestiones pesadas: Puntualmente, después de una comida fuerte, se puede tomar una cucharadita de bicarbonato disuelto en medio vaso de agua para mejorar la digestión. Si se padecen ardores o reflujo con frecuencia, no se debe tomar ningún antiácido, sino consultar a un médico, quien indicará el tratamiento más adecuado. Abusar del bicarbonato puede causar “efecto rebote”, provocando más acidez, así como subidas de presión arterial en los hipertensos, y cálculos renales o insuficiencia renal en personas con problemas de riñón, puesto que contiene sales.

  • ¿Cómo preventivo contra el cáncer? ¡Mucho cuidado! En los últimos años han aparecido en Internet informaciones pseudomédicas que aseguran que tomar a diario bicarbonato sódico previene el desarrollo de tumores y de enfermedades inflamatorias. Estas afirmaciones son muy temerarias, puesto que no hay estudios científicos fiables que las avalen.

4 usos muy útiles en casa

  1. Limpieza: Elimina los restos de óxido y suciedad y deja brillantes las ollas y sartenes, los objetos de plata y oro, las cubiertas de mármol, las superficies de madera y las baterías eléctricas. Se aplica frotando con un trapo humedecido. También ayuda a eliminar manchas de sudor en la ropa, añadido al detergente.

  2. Eliminación de olores: Cubos de basura (espolvoreado en el fondo), zapatos (dentro de un calcetín anudado), microondas y hornos (frotando con un trapo húmedo), etc.

  3. Tratamiento antihongos para las plantas: A un litro de agua, añade una cucharada de bicarbonato, una cucharadita de aceite de oliva, otra de jabón líquido y remueve bien. Rocía con este líquido tus plantas una vez a la semana hasta que desaparezcan los hongos.

  4. Repostería: Ayuda a que el pan, las tartas y galletas tengan más volumen, y potencia su sabor. Se añade a la masa antes de hornearlos.

Está en el cuerpo

En el organismo tenemos bicarbonato sódico. Su nivel se puede alterar por diversos motivos (acidosis metabólica, diarrea severa, etc.), lo cual se refleja en los análisis de sangre o de orina. El tratamiento de estas situaciones debe ser indicado por un médico. 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.