Las propiedades "farmacológicas" de los alimentos

La naturaleza es una auténtica fuente de salud, y así lo demuestra la asombrosa riqueza en propiedades terapéuticas de muchos vegetales y de los productos derivados de ellos. ¿Las conoces?


La ciencia actual reconoce las virtudes saludables de muchos alimentos conocidas desde la más remota Antigüedad. Son muchos los estudios que confirman que algunos de ellos pueden ayudar a mejorar trastornos leves, pero también a prevenir numerosas enfermedades y trastornos de salud, evitando en muchos casos el consumo innecesario de medicamentos o apoyando el efecto terapéutico de estos últimos.

Las sustancias naturales que producen estos beneficiosos efectos se encuentran en cantidades variables en el marco de la Dieta Mediteránea. No obstante, el proceso de cocinado y manipulación a los que sometemos los alimentos hace que muchas de sus propiedades se atenúen o se pierdan, lo cual hace necesario aumentar su ingesta hasta alcanzar una cantidad suficiente, sobre todo si queremos potenciar sus efectos en nuestro organismo.

Hay que tener en cuenta que el efecto funcional de determinadas sustancias naturales presentes en los alimentos pueden interferir en la acción de los medicamentos, con lo que hay riesgo de que aparezcan efectos secundarios no deseados.

Por esta razón, si estamos tomando cualquier tipo de fármaco, es imprescindible consultar con el médico si es conveniente complementar su acción terapéutica tomando determinados nutrientes, en especial si este consumo tiene que ser superior a la cantidad que habitualmente ingerimos.

Mil y una propiedades

Como introducción al cuadro de las páginas siguientes, he aquí una relación de las propiedades de los alimentos que hemos seleccionado y sus aplicaciones para la salud:

  • Antiácidos: Son alimentos que contienen sustancias que ayudan a mitigar la sensación de acidez por exceso de jugos gástricos, como en el caso del reflujo gastroesofágico. Por tanto, tienen también propiedades antiulcerosas.
  • Antianémicos: Estos alimentos aportan cantidades importantes de hierro de excelente biodisponibilidad, por lo que son beneficiosos para combatir la anemia ferropénica.
  • Antihemorrágicos: Este grupo de alimentos son ricos en clorofila, vitamina K y folatos, y tienen la capacidad de hacer la sangre más densa, por lo que son buenos para controlar y prevenir las hemorragias, tanto internas como externas. Por lo general son verduras de hoja verde.
  • Antiinflamatorios: La acción de estas sustancias es la de reducir la inflamación de los tejidos. Están indicados sobre todo en caso de padecer  enfermedades reumáticas o tener lesiones traumatológicas en los huesos, músculos o ligamentos.
  • Antioxidantes: Son alimentos con un alto contenido en polifenoles, selenio y vitaminas. Ayudan a frenar el envejecimiento prematuro del organismo, ya que retardan o previenen la oxidación celular.
  • Antisépticos urinarios: Su acción terapéutica tiene lugar en el aparato urinario: impiden la proliferación de los gérmenes que provocan las cistitis.
  • Astringentes: Son alimentos beneficiosos cuando se padece diarrea, puesto que reduce el exceso de secreciones gástricas causantes de estos procesos y contribuyen a regular el ritmo intestinal.
  • Digestivos: Como es bien sabido, son alimentos que ayudan a hacer la digestión, previenen o alivian la flatulencia y favorecen la salud general del aparato digestivo.
  • Diuréticos: Este grupo de alimentos tiene la capacidad de aumentar la producción de orina, ayudando así a la eliminación de toxinas y a aliviar la retención de líquidos.
  • Laxantes: Son los alimentos que vienen bien para combatir el estreñimiento.
  • Quimiopreventivos: Son aquellos que contienen sustancias que pueden neutralizar algunos procesos relacionados con la formación de tumores.

  • Relajantes: Son los alimentos con propiedades sedantes, que calman y estabilizan el sistema nervioso.

De la farmacia... al supermercado

Entrados ya en el siglo XXI como estamos, podemos confiar en la acción beneficiosa de la mayoría de los medicamentos, que, sometidos a estrictos estudios y controles, tienden a ser cada vez más eficaces, produciendo los mínimos efectos secundarios. Pero se nos olvida que la mayor fuente de salud son los alimentos naturales, que en el reino vegetal tienen sus más dignos representantes. De hecho, consumiéndolos con asiduidad (cinco raciones al día), podemos evitarnos tener que recurrir a algunos fármacos.

En España disponemos de frutas y verduras de gran calidad en cualquier mercado o supermercado. ¡Aficiónate a ellos!

Una alimentación basada en productos naturales nos asegura una mejor salud.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.