Podemos disfrutar de una pequeña porción de chocolate al día siempre que se integre dentro de una dieta completa y equilibrada y que no sustituya a alimentos importantes como la leche o la fruta...

Los aztecas, antiguos pobladores mexicanos, lo veneraban como “alimento de los dioses”, un regalo divino que les proporcionaba más fuerza y resistencia física. Y eso que, en sus remotos orígenes, el xocolatl no era un alimento muy apetecible: se tomaba en forma de bebida fría y tenía un sabor amargo, puesto que se elaboraba con cacao triturado, maíz molido, especias y agua.

Colón fue el primer europeo en probarlo, allá por 1503, y no dudó en llevarles a los Reyes Católicos desde América un buen cargamento de esos apreciados granos de cacao. Un siglo más tarde, en el Monasterio de Piedra de Zaragoza, nacía el chocolate tal y como lo conocemos hoy en día: una mezcla de dos productos procedentes de las semillas del cacao:

  • Pasta de cacao. Le otorga su consistencia sólida.

  • Manteca de cacao. Le aporta la materia grasa.

A ellos se les puede añadir mil y un ingredientes que caracterizan a cada variedad.

En toda Europa se elaboran chocolates de excelente calidad: son especialmente famosos y apreciados en todo el mundo los chocolates suizo y belga. Y en España no son menos renombrados los de Astorga (León) o Villajoyosa (Alicante).


Energía saludable

El contenido en hidratos de carbono y grasas del chocolate varía en función de la variedad de la que se trate, pero, en general, consumido con moderación, se considera una sana fuente de energía.

Además, es un alimento rico en minerales (magnesio, potasio, fósforo, hierro, calcio, zinc), así como en ácido fólico y, en caso de que contenga frutos secos, también en fibra. Pero el chocolate tiene más propiedades saludables, que aumentan según la cantidad de cacao que contenga:

  • BENEFICIA LA SALUD DEL CORAZÓN Y LAS ARTERIAS. El cacao destaca por su composición en flavonoides, que ejercen una actividad antioxidante, ayudando a prevenir el envejecimiento de las células, las enfermedades degenerativas e incluso el cáncer. Además, los flavonoides evitan que el colesterol “malo” (LDL) forme placa de ateroma que pueda llegar a obstruir las arterias. El cacao posee también esteroles vegetales (fitoesteroles), compuestos que ejercen un efecto de bloqueo de la absorción del colesterol alimentario en el intestino. Cuanto más puro sea el chocolate, más propiedades antioxidantes contiene.

  • AYUDA A MEJORAR EL ESTADO DE ÁNIMO, ya que induce a la producción en el cerebro de una sustancia denominada triptófano, vinculada a la serotonina. Esta hormona es la responsable de que disfrutemos de las sensaciones de felicidad y tranquilidad.

  • ESTIMULA EL SISTEMA NERVIOSO, puesto que contiene teobromina, una sustancia que ayuda a combatir la fatiga mental y favorece un mejor rendimiento intelectual.


Para todos los gustos

  1. CON LECHE. Una ración de 20 gramos contiene casi las mismas calorías que un plátano grande o un yogur natural con azúcar. Para los niños es una excelente merienda un trozo de pan con unas onzas de chocolate.

  2. CON LECHE Y FRUTOS SECOS. Gracias a su completo valor nutricional favorece especialmente al crecimiento y el fortalecimiento de los huesos. Eso sí, como es lógico, suele ser el más calórico.

  3. NEGRO. Es una de las variedades más apreciadas, y más aún en los últimos años, en los que se ha popularizado su consumo. Los amantes del chocolate aseguran que es la única variedad a la que se puede considerar propiamente chocolate, puesto que a la mezcla de pasta y manteca de cacao con azúcar no se le añade ningún ingrediente más, salvo los aromatizantes y emulsionantes necesarios para darle su forma y sus características particulares. Para que sea considerado chocolate negro, su contenido en pasta de cacao debe tener un mínimo de un 50%. Sin embargo, puede llegar hasta el 99%, en el que se concentran al máximo las propiedades saludables de este alimento.

  4. BLANCO. Al no llevar pasta de cacao en su composición, no se puede considerar estrictamente chocolate. Y por la misma razón, carece de las propiedades antioxidantes que sí aporta, las demás variedades. Se elabora con manteca de cacao, leche en polvo, lecitina de soja y azúcar. Es rico en grasas e hidratos de carbono, nutrientes que aportan energía al organismo, pero al ser más calórico que otros chocolates, conviene especialmente moderar su consumo.


Nos ayuda a estar en un peso saludable

DENTRO DE UNA ALIMENTACIÓN SANA Y EQUILIBRADA, el chocolate puede incluso echarnos una mano en nuestro esfuerzo por mantener la línea. una investigación de la universidad de california (estados unidos) ha llegado a la conclusión de que las personas que consumen chocolate varias veces por semana parecen tener un menor índice de masa corporal (imc) que quienes lo consumen solo de forma ocasional.

Esta circunstancia se da a pesar de que las personas que consumían chocolate más a menudo ingerían más calorías totales al día y no hacían más ejercicio que el resto.

El estudio se realizó con 1.018 hombres y mujeres con una media de edad de 57 años.

EN MOMENTOS DE TENSIÓN NERVIOSA Y ANSIEDAD POR LA COMIDA, tomar una onza de chocolate y degustarla lentamente (mejor si es negro, por sus mejores propiedades para la salud) para muchas personas es mucho más saciante y, desde luego, más agradable que darse un atracón de bollos, galletas o patatas fritas, que aportan una elevada cantidad de grasas saturadas, colesterol, sal y azúcar, que afectan directamente a la salud cardiovascular y, por supuesto, al peso.

Las personas que tienen que controlar de manera especial su dieta ya no tienen por qué renunciar al chocolate, porque pueden encontrar variedades de chocolate sin azúcar y con menos grasa en cualquier supermercado.

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.