Sequedad ocular: Una molestia frecuente en la menopausia

Los desajustes hormonales de este periodo en la mujer pueden producir un trastorno denominado ojo seco, que se alivia con una serie de precauciones y el uso de colirios específicos...

Las hormonas desempeñan un papel muy importante en la lubricación de los ojos, o lo que es lo mismo, en la producción de lágrima. Por ello, al alcanzar la menopausia o la perimenopausia (el periodo de transición hacia la menopausia), que es una etapa en la que desciende notablemente la producción de hormonas en el organismo femenino, muchas mujeres tienen que lidiar con un trastorno conocido como “ojo seco”.

Esta falta de lubricación ocular coincide con mucha frecuencia con otros signos de sequedad propios de la menopausia, como la que afecta a la piel o a los órganos genitales. En concreto, hasta a un 60% por ciento de las mujeres sufren ojo seco durante la menopausia, según indican diferentes estudios.

INFLAMACIÓN QUE PUEDE COMPLICARSE

El ojo seco puede originarse por dos razones: una producción insuficiente de grasa por parte de unas glándulas situadas en el interior de los párpados, o una excesiva evaporación del líquido que compone la lágrima, aunque normalmente se trata de una combinación de ambos factores.

Según advierten los especialistas del Consejo General de Ópticos-Optometristas, cuando la sequedad ocular dura mucho tiempo, se produce una inflamación localizada. Es una respuesta inmune que hace que el ojo libere todo tipo de sustancias inflamatorias que causan enrojecimiento, picor e hinchazón. Si esta sequedad no se trata, la córnea puede dañarse o desarrollar úlceras, lo cual puede afectar a la visión y derivar en dolor ocular. También aumenta el riesgo de infección, porque al carecer de suficiente lágrima, el ojo no tiene un sistema natural que se encargue de limpiar su superficie de los desechos que él mismo no produce y de cualquier cuerpo extraño que entre en él.

SÍNTOMAS DE SEQUEDAD OCULAR:

  • Picor
  • Sensación arenosa
  • Lagrimeo excesivo en momentos puntuales
  • Cansancio ocular a lo largo del día
  • Irritación por el humo, el viento o el aire acondicionado
  • Sensibilidad a la luz
  • Visión borrosa
  • Incomodidad al utilizar lentes de contacto.


Gotas: un alivio temporal

El tratamiento más común para el ojo seco son las gotas o lágrimas artificiales, que alivian temporalmente los síntomas restaurando el fluido ocular. Aunque estos colirios pueden ser muy útiles a corto plazo, ya que hacen que enseguida resulte más cómodo parpadear, no previenen que el problema vuelva a aparecer. Por tanto, revísate con un especialista si sufres este problema de forma muy recurrente.

 

 

¿Cómo combatirlo?

Manteniendo ciertos hábitos sanos para nuestros ojos podemos prevenir o, al menos, retrasar la sequedad ocular. Estos son los más importantes:

  1. Parpadear con la frecuencia suficiente cuando se lee o se está frente a la pantalla del ordenador. Hay que acostumbrarse a parpadear a menudo sobre todo si nos han intervenido en los ojos con láser, ya que esto puede reducir los impulsos de parpadeo.

  2. Evitar la sequedad ambiental (en casa, en el trabajo, en el coche…) evitando tener encendida durante demasiado tiempo la calefacción a alta temperatura o el aire acondicionado. Utilizar un humidificador de agua si es necesario.

  3. Tomar una alimemtación rica en ácidos grasos esenciales (omega 3 y omega 6).

  4. Consultar al oftalmólogo o al óptico-optometrista si tenemos sequedad ocular y al mismo tiempo tomamos medicamentos como diuréticos, betabloqueantes, anticonceptivos, antidepresivos y para las alergias, entre otros. Consultar también al especialista en caso de padecer enfermedades como diabetes, artritis reumatoide, enfermedad tiroidea autoinmune, lupus o síndrome de Sjögren, así como alergias u otros problemas que causen inflamación en la mucosa de los ojos.

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.