Rosácea: Piel extrasensible que pide cuidados

Para mejorarla existen tratamientos eficaces, pero es importante acudir al dermatólogo para que la diagnostique cuanto antes.


No suele revestir gravedad, pero la rosácea es una afección dermatológica que a menudo afectar a la autoestima de las personas que la padecen porque es llamativa, sobre todo porque suele presentarse en las pieles más claras y delicadas.

Se caracteriza por una dilatación de los vasos sanguíneos de la cara que dan lugar al enrojecimiento (eritema), inflamación y sensación de ardor en la piel de las mejillas, la nariz, la frente y la barbilla, áreas en las que los vasos sanguíneos son más numerosos y superficiales. Suele tener un origen genético y predomina en mujeres de entre 30 y 50 años. Aunque los hombres la padecen en menor proporción, en ellos las lesiones suelen ser más pronunciadas que en el caso femenino.

Para salir de dudas…

Es aconsejable consultar al dermatólogo si notamos que nuestra piel se irrita o se enrojece con cierta facilidad, para salir de dudas de si puede tratarse simplemente de una hipersensibilidad transitoria o de rosácea.

A veces, la rosácea provoca lesiones inflamatorias que a simple vista pueden confundirse con otras alteraciones, como el acné, por lo que debe ser el especialista quien valore de qué se trata exactamente e indicar el tratamiento o tratamientos más adecuados. Los hay muy eficaces para combatir los síntomas y evitar que estos se compliquen. Que el dermatólogo se decante por uno o por otro, o bien por combinarlos, dependerá del grado de la rosácea.

¿A qué se debe?

Como ocurre en otras enfermedades de la piel, los motivos concretos que desencadenan la aparición de la rosácea se desconocen, pero de lo que sí hay constancia es de que existe una serie de factores que inician o empeoran la rosácea en personas con predisposición, y que especialmente deben tener en cuenta desde su juventud quienes tengan antecedentes familiares. Son los siguientes:

  • Los alimentos y bebidas picantes o excitantes (como la cafeína), las comidas muy calientes o de difícil digestión, el alcohol, el yogur y los quesos curados.
  • El estrés.
  • Las actividades que requieren mucho esfuerzo físico (laborales o deportivas).
  • La exposición de la piel al sol y las altas temperaturas.
  • La aplicación en la piel de corticoides o de cosméticos que contienen alcohol.

Tratamientos

  • Cremas de aplicación local: Ayudan a disminuir la dilatación de los capilares de la piel y calman el eritema. Si existe infección, debe aplicarse también un antibiótico tópico que sea bien tolerado por este tipo de pieles altamente intolerantes.

  • Medicamentos: Pueden ser útiles algunos fármacos que mejoran la circulación sanguínea en la piel.

  • Tratamiento láser: Puede ser necesario recurrir a la aplicación de láser de colorante pulsado, que ofrece muy buenos resultados en pocas sesiones. Este tratamiento consiste en aplicar pequeños impactos sobre los vasos sanguíneos de la dermis con una luz muy intensa de color amarillo. Esta luz es absorbida por dichos vasos, que se coagulan y son reabsorbidos siguiendo el proceso natural de cicatrización.

Alivio y mejor aspecto en 5 pasos

  1. Una alimentación equilibrada. Si tienes rosácea, evita las sustancias agresivas para tu piel, como el picante, los excitantes o el alcohol.

  2. Hidrátate. Si tu piel cuenta con el agua que requiere, se autoregulará mejor y tendrás menos riesgos de que aparezcan lesiones o de que ya tienes se compliquen. Utiliza una crema hidratante adecuada para tu tipo de piel y bebe al menos un litro y medio de agua al día.

  3. Utiliza cosméticos de calidad, asegurándote de que no contienen alcohol antes de comprarlos.

  4. La limpieza facial debe ser muy cuidadosa y suave, con geles o lociones especialmente formulados para pieles sensibles, que no contengan ingredientes irritantes.

  5. Aplícate durante todo el año una crema solar con factor de protección alto.

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.