Cuando el peligro vive en tu casa ¡Evítalo!

¿Cuántas veces te has cortado, tropezado con algún mueble o te has quemado en tu propio hogar? Seguro que en diversas ocasiones. No eres la única.


Según el Instituto Nacional de Consumo (INC), en nuestro país, casi dos millones de personas sufren algún tipo de accidente en su hogar. Y es paradójico, ya que precisamente en este lugar, en nuestras casas, donde deberíamos sentirnos más seguros, a salvo.

La cocina

Es lógico pensar que la cocina es el lugar donde más accidentes se producen; es allí donde se acumulan los objetos más peligrosos. Utiliza con cuidado los objetos cortantes o punzantes que hay habitualmente en el hogar, como cuchillos, tijeras, navajas, alfileres, etc.

CORTES: Primeros auxilios

  1. Lávate bien las manos con agua y jabón Tanto antes de curar la herida como al terminar.
  2. A continuación, lava la herida con agua y jabón o con suero fisiológico a chorro para arrastrar la suciedad. Realiza la limpieza de dentro hacia fuera, para evitar la entrada de gérmenes en la herida.
  3. En una gasa estéril, pon un desinfectante yodado y aplícalo sobre la herida, de dentro hacia fuera y sin tocar la parte de la gasa que vaya a entrar en contacto con ella.
  4. Tápala con una gasa estéril sujeta con una venda o esparadrapo.

QUEMADURAS

  • Pon los mangos de las sartenes y de las cazuelas hacia adentro, de manera que no sobresalgan de la encimera de la cocina.
  • Cuidado con la temperatura de los líquidos que calientes en el microondas; pueden estar a mayor temperatura que el recipiente que los contiene. Intenta no trasvasar líquidos calientes de un recipiente a otro.
  • Si tienes niños en casa no dejes nunca cerillas o mecheros encendidos a su alcance.
  • No acerques objetos combustibles a estufas, calefactores o chimeneas.

QUEMADURAS: Primeros auxilios 

  1. Aparta la fuente de calor que te ha quemado (tapar la sartén si ha prendido fuego, desenchufar la plancha...)
  2. Enfría la quemadura inmediatamente, echando sobre la zona afectada un chorro suave de agua fría, durante 10 o 15 minutos, o más si continúa el dolor.
  3. Acude a un centro sanitario si el dolor persiste o aparecen ampollas.

Más de 2 millones de personas sufrieron algún tipo de lesión en el hogar o en su tiempo libre, siendo las mujeres las más afectadas al representar el 57% de los casos.

El baño

Evitar golpes y caídas en el baño:

  • Coloca alfombras para cuando salgas de la ducha, evitarás resbalarte. También puedes colocar alfombritas específicas para el interior de la ducha.
  • En el caso de las persona más mayores puede ser muy efectivo añadir algún tipo de estructura interna en la ducha para permitir algún tipo de agarre firme y estable.
  • Si la ducha está separada del baño por una estructura de vidrio, comprueba que sea resistente.

Primeros auxilios:

Las lesiones más habituales son las contusiones, las lesiones articulares (esguinces, luxaciones) o incluso, la fractura de algún hueso.

La aparición de inflamación o el clásico “chichón” indica que ha habido un traumatismo local interno, que suele acompañarse de dolor más o menos intenso.

  1. Como pauta general tras una caída, si hay dolor intenso en una zona concreta, y observas una deformidad, no fuerces ningún tipo de movimiento.
  2. Mantén en reposo la zona afectada, sin moverla, aplica frío localmente (hielo envuelto en una compresa) para calmar el dolor.
  3. CASOS DE URGENCIAS: Si tras un golpe en la cabeza la persona sangra por el oído, tiene vómitos o pierde el conocimiento, pide ayuda cuanto antes: LLAMA AL 112.

Cada 24 segundos se produce un accidente doméstico en nuestro país. Las caídas, lo más frecuente (44,20%).

Salón comedor

Atragantamientos:

  • Impide que los niños menores de 3 años jueguen con juguetes u objetos pequeños. Ten especial cuidado con las piezas pequeñas y las pilas de los juguetes.
  • Es importante comer tranquilamente, y trocear y masticar bien los alimentos.
  • Evita que los niños corran, griten, canten o jueguen mientras comen y no les fuerces a comer cuando estén llorando. Evita que los niños menores de tres años coman frutos secos sin trocear.

Primeros auxilios:

Si la persona que se ha atragantado puede hablar, toser y respirar, aunque sea con dificultad, quiere decir que la obstrucción de la vía aérea (atragantamiento) es incompleta.

Anímale a que tosa con fuerza, pero sin darle palmadas en la espalda y sin intentar sacar el objeto con nuestros dedos. En ambos casos, si lo haces, podrías introducir el cuerpo extraño más profundamente en las vías aéreas.

Ante cualquier accidente doméstico de cierta gravedad, no lo dudes: LLAMA AL 112.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.