¿Estás sano? Entonces debes sentir el doble de felicidad, porque puedes gozar de la vida en la mejor de las condiciones y, al mismo tiempo, estás capacitado para entregar uno de los regalos más valioso que una persona puede recibir: tu propia sangre.

La donación de sangre es un acto solidario muy sencillo y gratificante de realizar. Sin embargo, todavía muchas personas sienten miedo o reparo a hacer este tipo de donaciones o, simplemente, no son conscientes de lo vital que resulta disponer de sangre en los hospitales. Todos los días hay pacientes que necesitan una transfusión de gran cantidad de sangre para tratar su enfermedad o para que les puedan realizar una intervención quirúrgica. Para ello, la sangre de otras personas es imprescindible.

Sano y solidario

Una donación nos ayuda a ser más felices, no sólo por la satisfacción personal que supone realizar una acción altruista, sino también porque poder donar sangre significa que gozas de buena salud.

Cuando se acude a un centro de trasfusión, hospital o unidad móvil, lo primero que se hace es realizar un chequeo personalizado y estudiar el test que el donante debe rellenar para comprobar su estado de salud. A partir de los resultados obtenidos, se valora si el interesado puede donar.

Para ello, además, debe cumplir una serie de requisitos:

◗ Ser mayor de 18 años y menor de 65, salvo autorización médica.

◗ Pesar más de 50 kilos.

◗ Tener niveles de tensión arterial y hemoglobina normales.

◗ No padecer enfermedades graves o problemas hepáticos.

Una vez acabada la extracción, se recomienda al donante que, durante el resto del día, por precaución, descanse y no haga ninguna actividad que le suponga un esfuerzo extra. Se le indicará que coma algo inmediatamente después para reponer fuerzas (cada donante es obsequiado con un tentempié), que conduzca sólo si es necesario y durante poco tiempo y que no haga ejercicio físico. Al cabo de unos días, el voluntario recibirá en su casa un informe médico semejante al que se entrega cuando se realiza un análisis de sangre.

Esperanza de vida

Hay pacientes que, por diferentes razones, están esperando durante meses para ser operados, pero llega el día de la intervención y no se la pueden realizar porque el hospital no dispone de sangre suficiente. Desgraciadamente, este bien tan preciado y escaso no se puede “fabricar” de manera artificial, por lo que muchas intervenciones quirúrgicas dependen de las donaciones que se realicen. Sin sangre, no se puede operar.

En verano crece el número de accidentes de tráfico, lo que provoca un aumento de la demanda de sangre en los hospitales. Por eso durante estos meses es aún más importante ser solidario y donar.

Anímate también en verano

Tu esfuerzo vale mucho. Durante la estación estival, el número de donaciones sanguíneas desciende. Muchas personas salen de vacaciones, se siente más débiles por el calor y no se animan a acudir a los centros de donación. Como consecuencia, los niveles descienden en los bancos de sangre justo en la época en la que más se necesita.

Aunque durante estos meses nos sintamos con menos fuerzas y seamos más reacios a someternos a una donación sanguínea, no hay que olvidar que la extracción sólo se realizará si el voluntario se encuentra en buenas condiciones. Así que no te preocupes: el especialista siempre velará por tu salud.

La caducidad de la sangre es limitada. El problema es que este elemento no se puede congelar ni almacenar. Por esta razón, todos debemos ser conscientes de que la sangre es necesaria durante todo el año.

Aféresis: nueva técnica

La donación por aféresis resulta muy eficaz, ya que durante el proceso sólo se recoge un componente de la sangre (por ejemplo, plasma), mientras que el resto se devuelve al donante. De esta forma, se obtiene únicamente el elemento de la sangre que se precisa, el sistema sanguíneo del voluntario apenas se altera y se puede donar sangre con mayor frecuencia que con la extracción convencional.

Nunca es demasiada

Aunque los tipos de sangre A positivo y negativo, y 0 positivo y negativo son los más frecuentes, no significa que se necesite menos cantidad de ellos, sino todo lo contrario, ya que son los grupos más demandados. El grupo sanguíneo AB es el menos frecuente y, por tanto, también es muy valiosa su donación.

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.