Cuchilla, cera, láser... ¿Qué tipo de depilación es la mejor para ti?

Ocho de cada diez mujeres consideran que la depilación es el ritual de belleza más importante del verano. Pero cada zona del cuerpo y cada tipo de vello requieren un método diferente. ¿Cuál? Aquí te lo contamos.

Con el buen tiempo, una las principales preocupaciones estéticas es tener las piernas, las axilas y las ingles sin rastro de vello para ponernos faldas, camisetas de tirantes o ir a la playa. Para conseguir una buena depilación, tenemos que poner atención a la depilación de cada zona específica. Porque no tiene el mismo grosor, ni forma y ni siquiera crece a la misma velocidad en cada una de ellas, y a la hora de eliminarlo optaremos por uno u otro método dependiendo de la parte del cuerpo en la que se encuentre.

Conocer las características de cada sistema de depilación y su idoneidad según el tipo de vello puede ahorrarnos mucho tiempo y dinero, además de mantenernos listas para bañadores y ropa de verano sin preocupaciones.

Los métodos de depilación están en constante evolución, y se siguen usando tanto los más tradicionales, como las pinzas y la cera, hasta algunos importados de otras culturas, como el hilo, además de maquinillas eléctricas y métodos cada vez más indoloros y eficaces. Pero ha sido el láser el que ha revolucionado la depilación con la promesa de la desaparición definitiva del vello.

PINZAS

Tal vez es el método más antiguo que existe. Es ideal para suprimir pelitos en zonas pequeñas como el entrecejo. Fácil y sencillo, consiste en arrancarlos de uno en uno desde la raíz, por lo que tardan varias semanas en volver a crecer. También es útil para eliminar vellos pequeños que aparecen en grandes superficies del cuerpo entre una depilación y otra.

Ventajas. Son ideales para dar forma a las cejas y quitar los pelos perdidos que aparecen en zonas no deseadas. Además, es un procedimiento al alcance de todos que se puede llevar a cabo en cualquier lugar y en poco tiempo.

Desventajas. Al principio puede causar algo de dolor y originar enrojecimiento en la piel. Además, como el resto de los métodos, puede causar vello encarnado. No es conveniente para zonas grandes ni áreas con exceso de vello.

HILO

Está técnica se usa para eliminar el pelo de la cara y el entrecejo utilizando cuerdas que actúan como pinzas. El efecto es similar al de la cera, aunque con menos dolor.

Ventajas. No irrita la piel y es ideal para pieles sensibles.

Desventajas. La técnica es complicada de aprender y lo más habitual es que la realice un técnico desde el salón de belleza. El cabello puede romperse en lugar de salir completo, lo que hace que el pelo crezca más rápido. La piel puede resultar dañada si la depilación no la realiza un experto o no la hace bien.

CERAS

Se aplica una resina derretida que aprisiona el vello y luego se retira de un tirón con ayuda de una venda. En su versión caliente es muy eficaz, pero también dolorosa, y ha sido desterrada en favor de las ceras tibias o frías.

Ventajas. Arrancan el vello de raíz y su efecto es bastante duradero, de dos a tres semanas. Se venden en formatos para usar en casa, con aplicadores y aparatos que regulan la temperatura.

Desventajas. Tanto las calientes y templadas (hay que graduar el punto justo de temperatura para no quemarte) como las frías necesitan de práctica y habilidad para aplicarlas correctamente. No son eficaces con el pelo muy corto y pueden producir que algún pelito quede enterrado o crezca hacia adentro.

CUCHILLAS

Consiste en rasurar el vello con una afeitadora, mejor si es específica para mujeres. Nunca ha de hacerse con la cuchilla en seco, ya que la piel puede irritarse. Por eso, el momento de la ducha es ideal para rasurarse las piernas. Si deseas una depilación más apurada, hazla en dirección contraria al crecimiento del vello, pero si tu piel es sensible lo mejor es rasurar en el mismo sentido.

Ventajas. Es el método que recomiendan los dermatólogos para las personas con predisposición a la foliculitis.

Desventajas. Si no se realiza correctamente puede provocar cortes y enrojecimiento. Está contraindicada en aquellas personas que, ya sea por el tratamiento para el acné o una terapia de rejuvenecimiento, utilicen retinoides orales o tópicos. En estos casos se debe esperar un mes tras dejar el tratamiento.

FOTODEPILACIÓN Y LÁSER

El láser emplea una luz monocromática y en distintas longitudes de onda según sean los objetivos del tratamiento, y ofrece mejores resultados que la fotodepilación, que se realiza con un tipo de luz policromática.

Ventajas. El láser ha desbancado a otros métodos tradicionales porque produce la desaparición del pelo de una forma rápida y permanente, y evita los pelos enquistados o la foliculitis.

Desventajas. No es tan efectivo sobre pieles muy morenas o con el vello muy claro. Además, el láser está contraindicado en pieles con fotosensibilidad, afectadas de psoriasis o vitíligo o cuando hay lunares displásicos. Por ello debe ser supervisado por un médico, ya que supone realizar un historial clínico de la persona y estudiar las características individuales de su piel.

De 6 a 8 sesiones de láser es la media que hay que aplicarse para que el vello desaparezca. Entre una sesión y otra deben pasar entre uno y dos meses.

Láser con certificado

Asegúrate de que el centro que elijas para tu depilación con láser cuenta con un médico, especialistas y los certificados necesarios. Los profesionales te asesorarán sobre cuál es el láser más adecuado para tu fototipo de piel y tipo de vello. Las mejores clínicas disponen de diferentes tipos (Alejandrita, Diodo, Vectus, Soprano…) para poder ofrecerte el indicado.

ANTES Y DESPUÉS DE LA DEPILACIÓN

• La piel debe estar bien limpia y seca.

• No es recomendable depilarse después de haberse expuesto al sol. Hay que esperar, por lo menos, 24 horas antes de hacerlo.

• No utilices una crema corporal hidratante antes de depilarte.

• Para obtener mejores resultados, 4 o 5 días antes de depilarte exfoliate la piel para eliminar los vellos encarnados.

• Una buena hidratación es esencial después de la depilación.

En cada zona, el vello tiene diferente grosor, forma y crece a diferente velocidad

LA MEJOR Y LA PEOR TÉCNICA PARA CADA ZONA DEL CUERPO

Cejas

Ten mucho cuidado en esta zona, ya que la expresividad de tu rostro está en juego.

El mejor: con pinzas o hilo.

No recomendado: la cera.

Labio superior

Suele tener una pelusilla difícil de arrancar de raíz, así que hay que tratar de limpiar la zona entera de un solo tirón. Lo ideal es usar cera fría, ya que la caliente es demasiado agresiva para esta zona.

El mejor: cera fría o hilo.

No recomendado: las pinzas.

Axilas

La cera es adecuada si no tienes demasiado vello, aunque mejor tibia para cuidar la sensible piel de esta zona. Sin embargo, con el láser evitarás posibles inflamaciones e infecciones de las glándulas sudoríparas que aparecen por los tirones de la depilación a la cera. Si optas por la cuchilla, debes pasarla un día sí y un día no para mantener la zona cuidada.

El mejor: cera tibia, cuchilla y láser.

No recomendado: cera caliente.

Piernas

Sirve prácticamente cualquier técnica, pero las que tienen un efecto más duradero siguen siendo la cera y, sobre todo, el láser. Las maquinillas eléctricas y las cuchillas son útiles para repasar o salvarnos de un apuro por falta de tiempo para al centro de belleza.

El mejor: láser, cera tibia, maquinillas y cuchilla.

No recomendado: la cera caliente no está indicada en caso de mala circulación, presencia de varices o tendencia a rotura de capilares.

Ingles

Por lo delicado de la zona es bueno elegir un método duradero y que no perjudique la piel.

El mejor: cera tibia y láser.

No recomendado: la cuchilla, por las posibles erosiones en la zona, y la cera caliente, porque esta zona es proclive a los pelos enquistados.

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.