Otitis: Cómo acabar con la infección de oído

¿Aún no te has quitado de encima ese catarro que te agarró en enero y que no te suelta ni a tiros? Si es así, más vale que prestes atención, porque ese resfriado mal curado puede ser el origen de una infección en los oídos que, si no atajas a tiempo, puede acabar en una sordera incurable.


Estamos a un paso de entrar en la primavera. Y después de los fríos de este invierno, seguro que en tu familia o entre tus amigos hay alguien que aún arrastra, desde hace semanas, un resfriado que no termina de irse. No solemos darles demasiada importancia, pero esos resfriados mal curados pueden complicarse y dar lugar a infecciones en los oídos. «Los resfriados suelen ser la causa más frecuente de otitis, de las que denominamos otitis medias –explica el doctor Constatino Morera, jefe del Servicio de Otorrinolaringología (OTL) del Hospital La Fe de Valencia–. Es muy típico, especialmente en los niños, empezar con un resfriado y mocos, y acabar con dolor de oídos que, incluso, pueden llegar a supurar. En los adultos eso se acompaña, además, de sensación de plenitud de oído y de una pérdida de audición».

No en todos los casos ocurre, pero todos conocemos a personas que tienen más predisposición a sufrir este tipo de otitis. «Hay oídos más propensos; gente que tiene una predisposición especial a tener un problema de oídos –asegura Javier Gavilán Bouzas, jefe del servicio de OTL del hospital La Paz–. Hay gente para la que su punto débil es el oído, igual que otra gente es propensa a que le duela la espalda».

«Si te duelen los oídos y estás acatarrado, lo normal es que el problema de oído se deba a ese catarro –explica el doctor Gavilán–. Pero saber eso no te tiene que llevar a automedicarte, sino a acudir al especialista para que averigüe a ciencia cierta qué es lo que ocurre».

Cuidado con los catarros

Para conocer cuál es el problema que afecta al oído hay que explorarlo. «Por suerte, la ventaja que tiene la otorrinolaringología –asegura el doctor Gavilán– es que es una especialidad en la que podemos ver la garganta, la nariz y el oído, y en la que establecer un diagnóstico es muy fácil. Solo hay que asomarse y mirar». Eso tradicionalmente se hacía con un otoscopio, pero ahora se realiza con cámaras que proyectan en pantallas una imagen ampliada y totalmente nítida de las vías respiratorias superiores, que incluyen, además de la garganta y la nariz, el oído.

«En lo que respecta a la especialidad de otorrinolaringología, un catarro mal curado puede afectar, sobre todo, a los oídos, provocando una otitis, y también afectar a las cavidades aéreas que hay dentro de nuestra cabeza, que son los senos paranasales, produciendo una sinusitis. Estas son las dos consecuencias más comunes de un catarro de larga evolución». Por eso, ante una tos que no cura, cuando haya febrícula y en cuanto veas una expectoración de color amarilloverdoso, lo más conveniente siempre es que vayas al médico para que ataje ese resfriado que, a corto plazo, puede acarrear consecuencias no deseadas, como una sordera temporal que, si no se trata a tiempo, pude derivar en una pérdida de oído.

Si no oyes, ve al médico

Cuando se produce un catarro, o en los casos de rinitis por alergia, lo normal es que a la tradicional oclusión de las fosas nasales le siga un taponamiento del oído. Eso es normal porque el oído está conectado con la nariz a través de la trompa de Eustaquio. Esa conexión entre las vías respiratorias altas significa que si te obstruye la nariz, también se te obstruye la trompa de Eustaquio y, como consecuencia, se produce un taponamiento en el oído, lo que provoca una sordera temporal. No suele ser grave y desaparece en cuanto se va el resfriado.

Pero puede ocurrir que notes una pérdida abrupta de la audición, y eso debe llevarte al especialista de inmediato, porque corres el riesgo de perder la audición por completo sin posibilidades de recuperarla.

Cuando un paciente presenta una hipoacusia súbita se debe tratar de manera urgente: el médico debe realizarte una exploración para descartar que existe un tapón de cerumen o un proceso infeccioso en el oído. Y debe comprobar si la sordera es de origen neurosensorial (que proviene del oído interno o del nervio auditivo) y descartar que sea un tumor (lo que ocurre en dos de cada cien casos). Por lo general, los problemas no suelen ir más allá. Pero prevenir para conservar ese sentido, también tiene sentido... común.

Si tienes un catarro de larga evolución con febrícula, una tos que no cura o expectoración de color amarillo-verdoso acude al médico, porque un catarro mal curado puede dar origen a una otitis.

7 Preguntas sobre los oídos

  1. ¿Es bueno aplicarse calor cuando duelen? La mejor opción para un dolor leve de oídos es tomar un analgésico y aplicarse calor seco con una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente con una toalla.

  2. ¿Cómo debe extraerse un tapón? Los tapones se producen en el oído externo, un área que va desde el pabellón auditivo hasta el tímpano, que tiene tres capas. En principio, la extracción de tapones con agua no es perjudicial, pero si tienes el oído tocado o muy débil porque te falta alguna de esas capas, el tapón exige una extracción instrumental que solo puede realizar el especialista.

  3. ¿Conviene ponerse algodones? Aunque puede resultar cómodo cuando hace frío, no conviene que los ocluyas con algodón, porque si lo tapas el oído no respira y todo el calor de dentro se queda condensado, lo que provoca problemas. Para taparte usa gorros, orejeras o bufandas.

  4. ¿Qué puedo hacer si tengo una especial sensibilidad al frío? Algunas personas sienten molestias en los oídos cuando hace frío o aire, cuando sienten una corriente o van en un vehículo que lleva las ventanillas bajadas. Eso no es ninguna enfermedad; se trata solo de sensibilidad. En esos casos, el mejor y único remedio es tapar los oídos con pañuelos, orejeras o gorros.

  5. ¿Puedo usar tapones si mi pareja ronca y me impide dormir bien? Los tapones no son recomendables para el frío, pero si estás en una situación _especial_, úsalos. Los hay de silicona o de cera de excelente calidad, pero nunca los introduzcas en el conducto del oído; colócados en la parte exterior de la oreja para que ocluyan pero no penetren, o acabarás empujando dentro la cera. 

  6. ¿Sirven los sprays limpiadores? Estos productos de basa acuosa son válidos siempre que el oído esté perfecto. Si no es así, no los uses.

  7. ¿Es conveniente limpiarse los oídos con bastoncillos? Cuando usas un bastoncillo, lo normal es que acabes introduciéndolo en interior del conducto auditivo, que empuja la cera hacia dentro. Si los usas, que solo sea en el pabellón auditivo. Lo mejor es limpiar los oídos únicamente con una toalla y con el dedo. 

Si tienes taponada la nariz, lo normal es que se ocluyan los oídos, pues ambos órganos están interconectados.

Desmontando la otitis externa

En los niños, la otitis más común es la infección aguda del oído externo, una patología que se da con mayor frecuencia durante los meses de verano, ya que uno de los medios más frecuentes de adquisición de la enfermedad son las piscinas. Con una simple otoscopia, en la que verá si el conducto del oído externo está enrojecido e inflamado, el médico puede diagnosticar que se trata de una otitis externa descartar que sea una otitis media aguda, una otitis externa crónica, un colesteatoma o cáncer del conducto auditivo externo.

Junto con la otitis media, es la infección de oído típica, y suele provocar un exudado. El cultivo de ese exudado es generalmente innecesario, pero se debe realizar en pacientes que no mejoran con el tratamiento. Este suele ser con un antibiótico tópico, generalmente el ciprofloxacino; y cuando el proceso inflamatorio ha cedido se procede a la limpieza del conducto auditivo para retirar todo el exudado provocado por la infección.

Ante una sordera súbita hay que descartar que sea por un tumor, lo que ocurre en el 2% de los casos.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.