Niños hiperactivos: Detéctalos y actúa

Los últimos estudios indican que lo causa un fallo en los circuitos cerebrales que controlan la inhibición y el autocontrol. Pero sin evidencia científi ca que lo avale, la TDAH aún es un misterio frente al que la detección precoz es la mejor arma.


A principios del siglo XX, los vademécum médicos los denominaban 'hipercinéticos'. Y mucho antes, las canciones populares ya hablaban de ellos tildándolos de revoltosos, rebeldes o distraídos. Hoy se sabe que más de un seis por ciento de la población infantil padece trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), una patología que se caracteriza por la falta de atención, hiperactividad e impulsividad de los chavales y que es vital detectar a tiempo.

No descubrir esta enfermedad a tiempo o no tratar a los chavales que la sufren provoca terribles consecuencias como fracaso escolar, abandono de los estudios, trastornos de conducta y en las relaciones, depresión crónica, baja autoestima, mayor riesgo de abuso de sustancias adictivas, de accidentes de tráfico e, incluso, de problemas con la ley.

El diagnóstico, vital

Según el estudio PANDAH, en el que especialistas españoles han trabajado tres años para conocer la situación de la TDAH en España, hoy se sabe que existe un desfase de 16 meses entre la detección y el diagnóstico de un caso de TDAH. En épocas no tan lejanas, ese desfase era de hasta seis años. Para evitar retrasos, el doctor César Soutullo, director de la Unidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente de la Clínica Universitaria de Navarra coordinador del Proyecto PANDAH, aboga por «formar más a los pediatras de atención primaria y a los profesores. Que sepan que un niño con TDAH no es malo, gamberro o pasa de todo, y que deben derivarlo a los departamentos de orientación de los colegios y a los especialistas para que se los pueda tratar después de realizar un diagnóstico diferencial y descartar que existan otros problemas, como dislexias, anemias, problemas de tiroides o, simplemente, que desayunan mal y se distraen por eso».

Otro dato importante que apunta el estudio PANDAH es el enorme coste económico y social que supone no tratar a los enfermos. Los expertos de PANDAH calculan que un niño con TDAH que no se detecta y trata a tiempo o que no responde al tratamiento supone un coste de más de 6.000 euros anuales, mientras que los chavales atendidos pueden costar unos 3.500 euros durante el mismo periodo. «No afrontar el problema tiene un coste económico y social muy superior que si tratamos al niño desde los 6 o 7 años. Y no se trataría de introducir más dinero o recursos en el sistema –explica Soutullo–, sino de que el dinero que ahora se utiliza en resolver los problemas que genera el TDAH se invierta en la detección y tratamiento precoz».

Presta atención a los síntomas

Los niños que padecen TDAH suelen tener dificultades para concentrarse en tareas que requieren esfuerzo, se distraen fácilmente, tienen problemas para permanecer quietos y, con frecuencia, actúan sin pensar. Pero no todos los niños _revoltosos_ padecen TDAH. Y esta patología no es una moda.

“La gente cree que vamos poniendo la etiqueta de TDAH a todo niño “molesto”, y no es así. Son niños que realmente tienen niveles elevados de falta de atención, hiperactividad e impulsividad –explica el psicólogo César Soutullo–. Pero todos los que se mueven y enredan en el colegio no tienen necesariamente TDAH. Por eso es vital diagnosticarlos bien”.

Nueve estrategias para... tratar un niño con TDAH

El tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en los niños y adolescentes debe abordarse desde tres ámbitos: el familiar, el educativo y el sanitario. Al margen del tratamiento farmacológico que reciba, padres y profesores deben entender muy bien qué le pasa al niño y saber cómo actuar para controlar su conducta, además de facilitarle apoyo y refuerzo académico y pedagógico cuando así lo requiera. Pero, además, de eso, hay una serie de normas que harán que nos resulte más sencillo acercarnos a un niño con TDAH. Estas son algunas de esas estrategias que (casi siempre) funcionan.

  • Acércate al niño con ganas de ayudarlo. Tienes que ver que ese chico o esa chica no son niños problemáticos, sino personas que tiene un problema.

  • Elogia sus conductas adecuadas. De la misma manera, a veces debes ignorar las inapropiadas que sean menos graves. Con eso le elevará la autoestima, que en estos niños suele ser baja.

  • Utiliza un lenguaje positivo.

  • Evita los castigos si no es para enseñarle la conducta correcta. Si no son selectivos, no servirán para nada.

  • Dedícale tiempo. Supervísalo a menudo, sobre todo cuando realice tareas escolares. Esta supervisión sirve para anticipar o prevenir situaciones que pueden causar un problema (como la pérdida de interés cuando se acaba una tarea determinada) y también genera en el niño mayor seguridad y autocontrol.

  • Mantén la estabilidad en casa. Procura respetar los horarios cada día y evita los estímulos demasiado llamativos.

  • Aléjale de los estímulos que pueden distraer su atención. Al principio, quédate con él mientras realiza actividades que requieran un nivel de atención elevado. Después, ve retirándote y dejándolo solo cada vez más tiempo.

  • Cuando parece que no oye lo que le dices… Sujétale la cabeza con las manos, fija tu mirada en la suya y háblale con voz suave pero firme. Después, pídele que repita lo que le has dicho y, si no lo recuerda, repítele el mensaje. ¡Funciona!

  • Busca algún “serious game”. Ciertos juegos on-line, como Plan-it Commander, potencian los puntos flacos de los niños afectados por TDAH: concentración, conciencia del tiempo, capacidad de planificación, comportamiento social… Son un instrumento de ocio que, a la vez, sirven como herramienta terapéutica. 

El 6,8% de los niños españoles padece TDAH. Detectarlo a tiempo es empezar a ganar una batalla, según los especialistas, que tiene un gran coste económico y social.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.