Las pruebas diagnósticas tienden a ser cada vez menos invasivas, pero en ocasiones es inevitable realizar procedimientos que pueden resultar algo molestos, pero que son absolutamente necesarios para salir de dudas sobre nuestra salud. Es el caso de las biopsias.

 

¿Qué es?

Una biopsia es un procedimiento que consiste en la extracción de una muestra de tejido del organismo que un médico patólogo examina a continuación en el laboratorio con microscopio. Según las anomalías que observe, emitirá un diagnóstico.

¿En qué casos se realiza?

Los médicos solicitan la realización de una biopsia si sospechan que un paciente presenta alguna alteración orgánica que no se puede detectar con claridad mediante una exploración directa o con una prueba de imagen (radiografía, ecografía, TAC, resonancia magnética...).

Una de las razones más importantes para pedir una biopsia es para determinar si una lesión es maligna (tumores) o benigna (no cancerosa).

Existen diversos tipos de biopsias. Por ejemplo:

  • La biopsia por punción es el método más utilizado para confirmar un cáncer de próstata.

  • La biopsia endoscópica obtenida en una colonoscopia suele ser el método diagnóstico más frecuente en el cáncer colorrectal.

  • Para evaluar lesiones mamarias se suelen realizar biopsias abiertas o por punción.

¿En qué consiste el procedimiento?

Depende de la modalidad de biopsia de la cual se trate.

  • Algunas biopsias se realizan con el apoyo de pruebas de imagen (ecografía, TAC, endoscopia, etc.), que indican el lugar exacto donde se encuentra la lesión.

  • Se realizan normalmente con sedación en quirófano o en consulta (según la extensión y el tipo de órgano que se vaya a examinar).

¿Es una prueba dolorosa?

Normalmente, las biopsias se toleran bien. Precisamente para evitar al máximo las posibles molestias al paciente se le puede administrar sedación en determinados casos.

Si tras la intervención aparece dolor, generalmente este se alivia con facilidad con un analgésico.

¿Requiere algún tipo de preparación?

En determinados casos, se solicita al paciente que acuda a realizarse la prueba en ayunas.

Para las biopsias menores normalmente no es necesario ingresar en el hospital (se realizan de manera ambulatoria), pero a veces el paciente debe permanecer en reposo durante un tiempo (a veces un par de horas) una vez realizada la prueba para controlar que no existan complicaciones.

Para evitar un excesivo sangrado, antes de la biopsia debe suspenderse la toma de ciertos medicamentos, como antiinflamatorios o anticoagulantes.

¿Qué complicaciones pueden existir?

Existe un riesgo de sangrado, en función del tipo de biopsia (o del calibre de aguja usado en la punción, por ejemplo) y de la zona examinada.

En la mayoría de los casos, dicho sangrado es leve y solo precisa ser controlado durante horas posteriores al procedimiento.

Las infecciones se previenen limpiando la piel previamente con una solución yodada con acción desinfectante. En la prueba se usan materiales estériles y desechables, como guantes, agujas estériles, etc.

¿Facilitará la biopsia toda la información necesaria?

Al realizar cualquier biopsia, se toma una muestra de tejido de extensión suficiente como para poder realizar el diagnóstico. Sin embargo, si la muestra no llega a ser suficiente para su análisis, será necesario repetir la biopsia nuevamente.

En más del 80% de los tumores se obtienen muestras suficientes para establecer el diagnóstico del tumor. Solo muy ocasionalmente y debido a múltiples causas, la muestra puede no ofrecer un diagnóstico claro.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.