Imprimir esta página

¿Cómo curar los cortes?

Cuando nos hacemos un corte, los primeros síntomas son el sangrado y el dolor. Si la lesión es muy pequeña y no afecta a tejidos profundos, la hemorragia y el malestar desaparecen enseguida.


Pero cuando la herida tiene mayor gravedad, puede dar lugar a inmovilidad de la zona o falta de sensibilidad por debajo del lugar lesionado. También cabe la posibilidad de que se infecte, algo que es más probable que ocurra cuando se trata de una mordedura o picadura, una herida hecha con un objeto puntiagudo o una herida que se ha ensuciado y no se ha limpiado correctamente. 

Un dato importante: en los mayores la cicatrización es más lenta. Las personas diabéticas o que toman medicamentos para la coagulación deben hacerse sus correspondientes controles para prevenir hemorragias y conseguir que cualquier herida cure pronto. 

Cómo actuar paso a paso

  1. Lavarse muy bien las manos y las uñas con jabón o con un limpiador antibacteriano.

  2. Si es posible, lavar abundantemente la herida con agua y un jabón suave. O bien limpiarla con cuidado con agua oxigenada.

  3. Presionar directamente con una gasa limpia para detener el sangrado. Si la herida es extensa y la hemorragia no cesa al cabo de media hora, habrá que acudir al Servicio de Urgencias o llamar al número de emergencias, porque estaremos corriendo el peligro de perder demasiada sangre.

  4. Aplicar un antiséptico a base de povidona yodada o clorhexidina y cubrir con un vendaje o tirita. No se recomienda el uso del alcohol para la desinfección de heridas porque deseca la piel y forma una costra, debajo de la cual pueden acumularse bacterias y causar una infección.

¿Cuándo hay que ir al médico?

  • Si el sangrado es abundante, aumenta repentinamente o no se detiene después de diez minutos haciendo presión.

  • Si hay sensibilidad o una alteración en la función de la zona afectada después del corte.

  • Si el corte tiene una profundidad de más de medio centímetro o se localiza en el rostro. En estos casos lo normal es que sea necesario suturar la herida.

  • Si la persona ha sido mordida por un animal o por otra persona.

  • Si el corte o la punción ha sido causado por un objeto metálico (clavo, anzuelo, chapa), sobre todo si está sucio o mohoso.

  • Si dentro de la herida ha quedado un objeto o hay arena o suciedad incrustada.

Es imprescindible desinfectar cualquier herida para que no se infecte y cicatrice bien.

 

 

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.