Lunares peligrosos ¿Cómo identificarlos?

La observación, con un espejo para llegar a todas las zonas, es la mejor manera. Además, cuentas con apps que registran tus lunares para un seguimiento.


Cada año se diagnostican en España unos 4.000 casos de melanoma, una enfermedad que no deja de crecer. El aumento de la esperanza de vida y la excesiva exposición al sol por la búsqueda de un bronceado están contribuyendo a su incremento. Este tipo de cáncer representa el 10 % de las neoplasias cutáneas, pero es el responsable de más del 90 % de las muertes por cáncer de piel. Y es que se trata de una de las patologías que más preocupa a los especialistas por su crecimiento rápido y agresividad.

La buena noticia es que tenemos dos armas para protegernos: la prevención, es decir, no abusar del sol y usar un factor de protección con un índice de al menos un 15 -las pieles claras y los pelirrojos deben usar protectores más altos ya que son más propensos a sufrirlo- y la detección precoz mediante la observación y la visita al especialista en dermatología.

Una APP te protege

Así lo indican expertos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), que recuerdan que en la lucha contra el cáncer de piel, en concreto frente al melanoma, la principal estrategia para evitar su aparición es, insisten, cambiar de hábitos y no pensar que el moreno es saludable, sino todo lo contrario, y lo que sí es sano es protegernos de las radiaciones solares. Sin embargo, otra medida que puede ayudar, una vez que el daño en la piel está hecho, es su detección temprana, ya que ésta puede evitar el desarrollo de metástasis y reducir así el riesgo de muerte por este cáncer. La autoexploración es fundamental en esta prevención secundaria y ahora una nueva aplicación móvil, eDerma, avalada por la AEDV, supone una ayuda extra para que cualquier persona realice un correcto seguimiento de las lesiones y lunares de su piel. eDerma es una herramienta con la que se puede hacer un historial fotográfico de los lunares y lesiones de la piel. “Permite hacer fotos específicas de una zona del cuerpo, clasificarlas y almacenarlas, para poder valorar, con el paso del tiempo, si hay cambios a tener en cuenta para comunicárselos a su médico”, explica uno de los creadores de esta aplicación, el doctor Eduardo Nagore, miembro de la AEDV y uno de los coordinadores de la campaña Euromelanoma 2018, que se realiza y dirige desde la Fundación Piel Sana de la AEDV, para la prevención y promoción de la salud.

La memoria de las fotos

“Las fotografías nos permiten tener una ‘memoria objetiva’ de la lesión, más allá de la foto fija que el ojo ve en un momento determinado y de nuestros recuerdos que pueden ser variables. Hacer fotos a nuestros lunares y compararlas en el tiempo, sobre todo de aquellos que tenemos sospecha de algún cambio, es una estrategia útil. Con eDerma, podemos archivar esas fotos por zonas o lesiones y, si vemos modificaciones, enseñárselas al dermatólogo que será el que mejor pueda valorar esos cambios”, aclara el doctor.

¿Ha cambiado ese lunar?

Como aclara este dermatólogo, un reconocimiento general de toda la piel del propio cuerpo no tiene por qué consumir más que unos pocos minutos al mes, y es suficiente para que la persona, familiarizada con la propia apariencia de la piel, sea capaz de detectar alguna alteración de aspecto sospechoso digna de ser debidamente evaluada por un dermatólogo. Es la estrategia que utiliza el signo del ‘patito feo’: la observación de una lesión o lunar cuyo aspecto “no nos gusta” o “nos parece extraño”, diferente a otros que podemos tener en el resto de la piel. Este es el único que puede realizar un diagnóstico, ya que puede observar el lunar con aparatos específicos.

Tu móvil puede ayudarte a hacer un seguimiento de los lunares gracias a una app que hace fotos de estos para registrar mejor los cambios.

Diagnóstico

Tal como explica la AEDV, la dermatoscopía es una técnica que permite explorar la piel de forma inocua y rápida. Se utiliza un microscopio especial con luz que se aplica directamente en la piel.

Con esta técnica se mejora de forma muy notable la capacidad de diagnóstico de los tumores de la piel y permite diferenciar las lesiones benignas de las malignas. Otra de las técnicas de exploración es la microscopía confocal, que usa luz láser de baja intensidad, inocuo para el paciente, con una gran resolución en las
capas superficiales de la piel. Con esta técnica de exploración directa el especialista puede detectar alteraciones de las lesiones y realizar un diagnóstico muy preciso. Se utiliza, especialmente, en aquellas lesiones dudosas o de difícil diagnóstico antes de realizar la biopsia.

¿Hay que quitarlo?

Ante la sospecha, sí. Además, se trata de una intervención sencilla y rápida, que no requiere ingreso hospitalario. La AEDV señala que los lunares pueden extirparse haciendo una pequeña incisión en forma de huso y dando puntos de sutura posteriormente. Otros procedimientos son el curetaje o afeitado. En la mayoría de las ocasiones la cicatriz no se nota demasiado dependiendo esto de diferentes variables como la localización y de la tendencia personal a formar cicatrices anchas o gruesas.

Ese lunar se analizará y, según el resultado, el dermatólogo indicará cuáles serán los siguientes pasos a seguir. Si se trata de un melanoma, el tratamiento dependerá de su etapa. Es posible que se requiera realizar una cirugía más amplia así como biopsia del ganglio centinela, el que está más cerca del tumor.

También en invierno

La piel debe protegerse tanto en verano como en invierno puesto que, aunque los rayos UVB alcanzan su pico máximo en verano, los UVA están presentes todo el año. En invierno el factor de protección –este normalmente hace referencia a los UVB- puede ser más bajo pero siempre adecuado al fototipo (capacidad de la piel de defenderse contra los rayos ultravioleta). Asimismo, no hay que olvidar labios y manos, así como aplicarse la crema en lugares como orejas, pies, dedos de los pies y cabeza, en el caso de sufrir alopecia. Los labios, por ejemplo, son muy sensibles a los rayos ultravioleta, su capa córnea es muy delgada y provoca un envejecimiento precoz.

Si el diagnóstico es melanoma el tratamiento variará según la etapa. Si se detecta de forma precoz, es posible que con cirugía sea suficiente.

 

AGUSTÍN BUENDÍA
Dermatólogo y coordinador nacional de la campaña Euromelanoma de la AEDV.
Respecto a la autoexploración, no olvides que el melanoma puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, por lo que se recomienda observar también el cuero cabelludo, espacios interdigitales, espalda, etcétera, con la ayuda de un espejo. Ve al médico si observas manchas incluso en las uñas.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.