Hemorragias

imprimir
 
La hemorragia, es la salida de sangre de los vasos sanguíneos como consecuencia de la rotura de los mismos. Se clasifican, según su naturaleza en externas, internas o por los orificios naturales...

 

La hemorragia, es la salida de sangre de los vasos sanguíneos como consecuencia de la rotura de los mismos. Se clasifican, según su naturaleza en externas, internas o por los orificios naturales. 

Según su procedencia pueden ser Arteriales: color rojo vivo (sale a borbotones). Venosas: color rojo oscuro (sale de forma continua) y Capilares: sale en sábana. La gravedad de una hemorragia depende de la velocidad con que se pierde la sangre, del volumen sanguíneo perdido, de la edad, estado psíquico, etc.

Que hacer en caso de una hemorragia externa:

  • Asegurar la permeabilidad de las vías aéreas.
     
  • Valoración de respiración y circulación. 
     
  • Aconsejar y ayudar a tumbar a la víctima en prevención de lipotimia. 
     
  • Presión directa en la herida con apósitos limpios.
     
  • Elevación del miembro afectado. 
     
  • Si no cesa la hemorragia, compresión arterial.
     
  • En último extremo aplicar un torniquete, con indicación de la hora de aplicación.
     
  • Prevenir el Shock hemorrágico o hipovolémico.

Un torniquete:

  • Es una maniobra encaminada a paliar una hemorragia aguda, que no puede ser contenida por el sistema convencional, mediante la compresión de todos los vasos sanguíneos en una zona circular próxima. Es útil en amputaciones traumáticas de las extremidades, aplastamientos prolongados o cuando han fracasado las medidas convencionales. 
     
  • El torniquete ha de aplicarse entre la herida y el corazón. Una vez aplicado, debe quitarse sólo en presencia de un facultativo. Lo usual es utilizar un pañuelo triangular plegado o algo similar con suficiente anchura (5 cm. aproximadamente).
     
  • El dispositivo se debe aflojar cada 20 minutos como mucho para evitar la muerte de los tejidos.
     
  • Es muy importante reflejar en un papel grande prendido a la víctima o escribiendo directamente en la piel, preferentemente en la frente (el sudor puede borrar algunas tintas), la hora y la localización del torniquete y debe procurarse mantenerlo a la vista no ocultándolo con ropa u otros objetos.

Primeros auxilios ante pérdida masiva de sangre (shock hipovolémico):

  • Aflojarle las ropas u objetos que opriman su cuello, pecho o cintura.
     
  • Posición antishock: tumbado sobre la espalda con piernas elevadas unos 45º. 
     
  • Evitar pérdidas de calor. 
     
  • Insistir en el control de la hemorragia. 
     
  • Traslado a un centro sanitario, vigilando las constantes vitales. 


Primeros auxilios en caso de hemorragias internas

  • Asegurar la permeabilidad de las vías aéreas. 
  • Valoración de respiración y circulación. 
  • Prevenir y tratar el shock hemorrágico ó hipovolémico. 
  • Traslado urgente a un centro sanitario, en posición antishock, vigilando las constantes vitales. 
  • Evitar pérdida de calor en la víctima.

Hemorragia por orificios naturales:

  • Otorragia: es la salida de sangre por el oído. Indica muchas veces “traumatismo grave”. Se debe tratar con: Posición lateral de seguridad sobre el oído sangrante. Almohadillado bajo la cabeza. Traslado en posición lateral de seguridad, sobre el oído sangrante, con paciente correctamente inmovilizado. NO taponar (que la sangre no se quede dentro del oído). 
     
  • Epistaxis: salida de sangre por la nariz. En principio es útil la compresión manual de la fosa sangrante. Luego el taponamiento anterior mediante una gasa empapada en agua oxigenada (mantener la cabeza inclinada hacia delante). Se aconseja traslado para valoración facultativa.
     
  • Hemoptisis: salida de sangre por la boca procedente del aparato respiratorio. Hay tos y sangre roja mezclada con esputo. Es aconsejable la posición en decúbito supino semisentado. Organizar el traslado urgente, guardando muestra del esputo. Valorar la presencia de síntomas de shock hemorrágico (sudoración, respiración rápida y taquicardia).
     
  • Hematemesis: salida de sangre por la boca procedente del aparato digestivo. Son vómitos mezclados con sangre digerida (similar a veces a los “posos” oscuros del café). Puede ser útil aplicar frío local en el abdomen. Adoptar la posición lateral de seguridad o decúbito supino, con ambas rodillas flexionadas. Traslado, con una muestra del vómito para valoración facultativa y valorar la presencia de síntomas del shock hemorrágico.
     
  • Melenas: salida de sangre por el ano de color negruzco, maloliente, mezclada con heces. Trasladar al paciente a un centro sanitario lo antes posible y en posición semisentado y con las piernas flexionadas, para evitar a ser posible el retroceso de la sangre hacia el aparato digestivo.
     
  • Hematuria: salida de sangre con la orina. Trasladar a un centro sanitario para su valoración siempre.

      


- Textos elaborados por los Médicos del Club Gente Saludable -
La información contenida en este texto es meramente informativa, ante cualquier duda, consulte con su médico de cabecera.

imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate