Trombosis Venosa Profunda

imprimir
 
 

Se trata de la formación de un coágulo (trombo) en el interior de las venas del sistema venoso profundo de los miembros, sobre todo de los inferiores. Hay una serie de factores predisponentes para su aparición, como son la inmovilización prolongada, la presencia de tumores malignos, las intervenciones quirúrgicas recientes (sobre todo las traumatológicas), la inserción de catéteres venosos, el período posterior al parto o la existencia de trastornos hereditarios o adquiridos con mayor riesgo de trombosis (trombofilias).

Se suele manifestar por la hinchazón, dolor, enrojecimiento y calor en el miembro afectado. Cuando el médico, tras la exploración y los resultados de los análisis, tiene la sospecha de una trombosis venosa profunda, el diagnóstico de confirmación se suele establecer mediante una ecografía-doppler del miembro. Si persistieran las dudas se puede realizar también una flebografía, técnica radiológica en la que previamente se ha inyectado un contraste en el interior del sistema venoso.

El principal riesgo de este tipo de trombosis estriba en que un fragmento del coágulo o trombo pueda desprenderse y viajar por las venas y a través del corazón hasta llegar a las arterias pulmonares, produciendo así una embolia pulmonar. Para evitar ello, el tratamiento consiste en realizar reposo los primeros días, emplear una media de compresión e iniciar un tratamiento anticoagulante, que debe mantenerse durante los siguientes meses. En los primeros días se requiere el uso de heparina mediante inyecciones subcutáneas, para mantener a largo plazo el tratamiento con anticoagulantes orales como el Sintrom©.

 


La información contenida en este texto es meramente informativa, ante cualquier duda, consulte con su médico de cabecera.

 

imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate