Isquemia

imprimir
 
 

Se trata de la falta de aporte de sangre a un territorio concreto del organismo. Puede producirse de forma aguda o bien crónica con episodios de agudización. Las principales causas que conducen a esta situación son: 
 

  • Falta de presión sanguínea de forma generalizada (situaciones de shock por hemorragias, deshidrataciones extremas, reacciones alérgicas graves...). 
     
  • Estenosis arteriales: en algunos puntos de ciertas arterias puede producirse un estrechamiento en su calibre (estenosis) en mayor o menor grado, que impide un buen flujo sanguíneo. Esto a su vez se suele asociar a la existencia de placas en el interior de estas arterias compuestas por colesterol y otras sustancias (placas de ateroma). Estas alteraciones son más frecuentes en personas que tienen factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, tabaquismo...). Sobre estos estrechamiento en ocasiones se forman coágulos que obstruyen por completo la arteria, produciendo la denominada trombosis. 
     
  • Embolias: Obstrucciones agudas de las arterias, habitualmente por coágulos (trombos) producidos en el interior del corazón y que se desprenden y viajan a través del sistema circulatorio. Estos trombos son más frecuentes en personas que tienen fibrilación auricular.

SÍNTOMAS

Los síntomas de la isquemia dependen del órgano o tejido que se ve afectado por este déficit de riego sanguíneo. Una de las manifestaciones más frecuentes es el dolor. Además de la isquemia coronaria (ya descrita en otro apartado), otros trastornos debidos a este problema son:
 

  • Accidentes cerebrovasculares: Se pueden manifestar con distintos síntomas, dependiendo del territorio cerebral afectado. Entre otros síntomas se encuentran la pérdida brusca de visión, la alteración o pérdida del habla, alteraciones de la sensibilidad o pérdida de fuerza en los miembros.
     
  • Isquemia intestinal: De forma crónica provoca dolor después de las comidas y, a largo plazo, pérdida de peso y desnutrición. Cuando se produce de forma aguda con obstrucción completa de la arteria ocasiona en poco tiempo infartos intestinales que llegan a requerir intervención quirúrgica urgente en muchos casos.
     
  • Isquemia en miembros inferiores: Cuando hay estenosis en las arterias de las piernas provoca dolor al caminar en la región de los gemelos que se alivia con el reposo. A este trastorno se le conoce como claudicación intermitente. Si la obstrucción es completa produce dolor, hormigueos, frialdad y palidez en el miembro afectado. Sin tratamiento esta situación termina provocando muerte de los tejidos y gangrena, requiriendo la amputación con frecuencia.

Para controlar a largo plazo los trastornos de isquemia es muy importante tener controlados al máximo todos los factores de riesgo cardiovascular. Además, suele recomendarse la toma de fármacos antiagregantes como el ácido acetilsalicílico a dosis bajas para prevenir la aparición de trombosis. En las isquemias crónicas a veces se persigue el tratamiento definitivo mediante dilataciones de las arterias con técnicas de cateterismo o bien a través de cirugía de by-pass, en la cual se salta el segmento arterial estrechado con el uso de injertos tubulares sintéticos. En casos agudos con infarto o necrosis (muerte de tejidos) puede ser necesaria la extirpación quirúrgica del tejido u órgano afectado.

 


La información contenida en este texto es meramente informativa, ante cualquier duda, consulte con su médico de cabecera.

 

imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate