Insuficiencia Cardiaca

imprimir
 
 

Se habla de insuficiencia cardíaca cuando el corazón se encuentra incapacitado para realizar correctamente su función de bombear la sangre a las distintas partes del organismo. Esto se traduce en dos consecuencias principales: 

  1.  Una deficiente llegada de la sangre a los tejidos, produciendo como consecuencia alteraciones en la función de los mismos por falta de riego. Uno de los principales síntomas que se derivan de esto es la sensación de cansancio o fatigabilidad por déficit de riego sanguíneo a los músculos. En otros órganos puede provocar insuficiencia renal, problemas cerebrales (como pérdidas de conocimiento), isquemia intestinal, etc.
     
  2. Incapacidad del corazón para recibir la sangre de los sistemas venosos, con la consiguiente congestión de los mismos y acumulación de líquidos a distintos niveles. Esto se puede traducir en la aparición de dificultad respiratoria por acúmulo de líquido en los pulmones, aumento en el perímetro de los miembros (edemas), distensión del abdomen, aumento del tamaño del hígado, etc.

La dificultad respiratoria (o disnea) asociada a la insuficiencia cardiaca puede manifestarse de distintos modos. En algunas personas aparece sólo cuando realizan algún tipo de ejercicio, de intensidad variable en cada sujeto (disnea de esfuerzo). En otros aparece cuando se tumban (ortopnea), obligándoles a dormir con la cabecera de la cama inclinada o con varias almohadas. Otras veces sólo aparece en medio de la noche, despertando al paciente y haciéndole incorporarse o sentarse en la cama (disnea paroxística nocturna). Hay otros casos, habitualmente cuando la enfermedad está muy avanzada, en los que la dificultad para respirar aparece incluso en reposo. Cuando el acúmulo de líquidos es muy importante y de forma rápida puede llegar a producirse el denominado edema agudo de pulmón, urgencia médica que requiere tratamiento inmediato en un entorno hospitalario.

CAUSAS

Existen diversas causas que pueden conducir a una insuficiencia cardíaca, entre las que se encuentran los trastornos del ritmo cardiaco, las enfermedades coronarias, los trastornos en las válvulas cardiacas o las alteraciones en el propio músculo cardiaco (miocardiopatías). Además, ciertas situaciones pueden agravar transitoriamente el estado de la enfermedad. Entre estos desencadenantes se encuentran las infecciones, la anemia, el incumplimiento del tratamiento pautado y las transgresiones dietéticas.

DIAGNÓSTICO

Además de una completa exploración física, las pruebas diagnósticas más empleadas son el electrocardiograma, la radiografía de tórax y el ecocardiograma. Mediante este último pueden apreciarse las posibles alteraciones estructurales del corazón, su capacidad de bombeo y el estado de las válvulas.

TRATAMIENTO

El objetivo del tratamiento de la insuficiencia cardíaca es tratar de eliminar el exceso de líquidos y mejorar la capacidad de bombeo del corazón mediante distintos medicamentos. Entre otros fármacos se emplean diuréticos (eliminan líquidos a través del riñón), hipotensores (para disminuir la sobrecarga de trabajo del corazón), nitratos (tanto en parches como por vía oral), modificadores del ritmo cardíaco (como los beta-bloqueantes), etc.

Por otro lado es importante realizar una dieta adecuada, evitando al máximo la sal y los alimentos con alto contenido en la misma (pescados en salazón, embutidos, etc). Cuando existe algún desencadenante adicional que empeore la situación, como ya se ha descrito, es importante además instaurar el tratamiento específico en cada caso. En situaciones avanzadas puede ser necesario el uso de oxígeno domiciliario.

Todas esta son medidas de apoyo que en muchos casos no son suficientes, requiriendo finalmente la corrección de las alteraciones cardíacas de base mediante cateterismo, cirugía de recambio valvular (prótesis), implantación de marcapasos... En última instancia, en casos muy seleccionados, puede llegar a ser necesario el transplante cardiaco.

 


La información contenida en este texto es meramente informativa, ante cualquier duda, consulte con su médico de cabecera.

 

imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate