Evalúa tu autoestima

imprimir
 
 

Para trabajar y mejorar tu autoestima, te propongo primero una autoevaluación. Tienes que valorar de 0 a 10 cada uno de los puntos que te expongo siendo 0 lo peor, 10 lo óptimo y el resto de la numeración (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9), matices de estas situaciones. Por ejemplo: ¿cómo evaluarías del 0 al 10 tu efectividad a la hora de desarrollar un cometido ya sea laboral o doméstico? 0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10.

  • Si tú puntuación fuera un 7, le darías un notable a tu eficacia, lo que querría decir que estás razonablemente contento con tu capacidad para desarrollar cometidos.
  • Si, por el contrario, tu puntuación fuera un 3, te estás suspendiendo, lo que da muestras de que no apruebas tu eficacia. ¿Lo entiendes?.
  • Pues ahora califícate con sinceridad, tomándote un tiempo para reflexionar sobre cada categoría. Rodea con un círculo el número que escojas.


AUTOEVALUACIÓN

Cómo evaluarías del 0 al 10 tu...

CARACTERÍSTICAS DE LA PERSONALIDAD PUNTOS


Presencia física  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10

Relaciones con tu familia  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Eficacia en contenidos laborales o domésticos  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Inteligencia  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Relaciones de amistad  0 1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Forma de expresarte  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Simpatía  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Cultura  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Organización con el dinero  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Capacidad de resolver conflictos  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Vida sexual  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Capacidad para divertirte  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Capacidad para tomar decisiones  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Capacidad para cuidar de ti mismo (hábitos saludables)  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Bondad  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Sinceridad  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10
Coraje o valor  0-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10

Interpretación de los resultados

  • Si la mayoría de las respuestas se hallan entre el 0 y el 4, indudablemente estás siendo muy duro contigo. Te has convertido en tu fiscal en lugar de tu abogado defensor, lo que indica que tu autoestima es baja y necesita un enfoque más positivo.
  • Si tus respuestas se encuentran en su gran mayoría entre el 5 y el 9, estás notablemente satisfecho contigo mismo.
  • Si en alguno de los apartados, de forma aislada, has tenido una puntuación baja, eso nos da la señal de área conflictiva y debe convertirse en un foco de trabajo para mejorarlo.
  • Si TODAS tus respuestas son 10, sinceramente, no sé si darte la enhorabuena porque eres tan perfecto que no eres de este mundo o, por el contrario, pedirte que reflexiones sobre si tu mayor defecto es creerte perfecto.

Bromas aparte, yo creo que todos podemos aprender a mejorar nuestra autoestima. Más adelante, te propondré una serie de ejercicios para superar la baja autoestima.
Pero ahora me gustaría explicarte algo que me plantean con frecuencia mis pacientes respecto a la manera en la que se forma la autoestima.
Argumentan que la autoestima se establece en la infancia con lo que nos dicen nuestros padres, familiares, profesores y demás adultos que nos rodean. Sostienen que, si en su infancia les hicieron creerse incapaces, inútiles, débiles, feos o perversos, eso queda grabado a fuego y es imposible alterar esa autoimagen desoladora. Pues bien, aunque tienen parte de razón, eso no es del todo así, ya que los seres humanos vamos cambiando a medida que vamos teniendo capacidad de discernir. Por ejemplo, de todos es sabido que Einstein fue un niño tildado de fracaso escolar. Un profesor le llegó a decir a su padre: «Este niño nunca llegará a nada». Einstein optó simple y llanamente por no creérselo. 
También la Pavlova tuvo que oír repetidamente en su infancia que no tenía talento para la danza... y llegó a ser una de las mejores bailarinas de ballet de todos los tiempos.
El "quid" de la cuestión es que, cuando somos niños, no tenemos experiencia vital, no podemos elegir y nos creemos lo que nos dicen tanto si es bueno como si es malo. Pero, cuando somos adultos, adquirimos la libertad de creernos o no creernos aquello que se nos decía.


Un antiguo cuento de origen oriental narra una história:

"Un huevo de aguilucho que se encontró un granjero y que lo depositó después en su gallinero. Fue incubado con los huevos de las gallinas y, llegado el día de romper el cascarón, el pequeño aguilucho imitó el comportamiento del resto de los polluelos y creció haciendo las mismas cosas que sus hermanos adoptivos. Sin embargo, la diferencia es que a él le crecieron unas fuertes alas que sólo utilizaba para hacer pequeños ascensiones muy cerca del suelo.
Una vez, viendo el vuelo majestuoso y elevado en el cielo de un águila, preguntó: «¿Y nosotros cuándo aprendemos a volar así?». La respuesta de mamá gallina fue contundente: «Los pollos no volamos alto»"

El aguilucho no tiene capacidad para dejarse de creer una simple ave de corral, pero tú sí, tú puedes escoger renunciar a las creencias limitadoras y éste es un momento tan bueno como cualquier otro para proponerte confiar en tu valía.

 Margarita Rojas

 
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate