Depresión

imprimir
 
 

Se entiende por depresión a un trastorno caracterizado  por una combinación de tristeza, desinterés por las actividades y merma de la energía . Según los últimos datos de la OMS ( organización mundial de la salud ), en el 2020 la depresión será la principal causa de discapacidad en todo el mundo, solo superada por las enfermedades cardiovasculares.
Sabemos que las causas pueden ser biológicas, por desajustes bioquímicos, para determinados tipos de depresión y psicológicas para otros. Analizamos estas últimas desde el punto de vista de tres teorías diferentes:

Desde el punto de vista psicológico psicoanalítico, la depresión suele concebirse como una experiencia de pérdida afectiva inconsciente frente a la cual el paciente reacciona con las mismas emociones que ante pérdidas anteriores en si vida; dicha pérdida inconsciente puede tener una naturaleza muy diversa, fracasar en el logro de una necesidad afectiva o en el de un ideal del yo más o menos inconsciente, etc. El tratamiento tendría como fin sacar a la luz esos hechos para desactivarlos afectivamente.

Otro punto de vista el psicológico cognitivo- conductual la depresión está asociada a modos erróneos de pensar que la persona depresiva ha adquirido a lo largo de su vida, y que le llevan a interpretar las vivencias afectivas de un modo que le conduce reiteradamente a la depresión . La labor de la terapia será reeducar al paciente y hacerle comprender sus fallos cognitivos, es decir, sus modos anómalos de pensar , para sustituirlos por otros no depresivos.

Otra opinión fundamentada en la psicobiología concibe la depresión como una consecuencia de alteraciones en los nerurotransmisores cerebrales, dada la evidencia de que los antideporesivos modifican estos neurotrasmisores.

Además existe un “patrón” o perfil determinado de personas predispuestas a sufrir depresión:

  • Frustración por incomodidad en su situación laboral, personal, afectiva, etc, sin proyectos de futuro o soluciones a ese malestar presente.
  • Falta de autoestima, que vulnera la persona.
  • Incapacidad para conseguir objetivos marcados.

Todo esto se traduce en ansiedad que desemboca en tristeza, soledad e incomunicación.

TIPOS DE DEPRESIÓN
 
Según tipología y gravedad de la sintomatología podemos clasificar la depresión:

  • Depresión mayor: caracterizada por una intensa tristeza de la que no se es capaz de salir, falta de motivación, insomnio, por falta de concilio del sueño o despertar precoz, falta de apetito con disminución de peso, trastornos alimentarios (que refuerzan la depresión), falta de concentración, abandono personal, pensamiento negativo. Estos pacientes mejoran el animo a lo largo del día que es peor por la mañana.
  • Depresión psicótica: La persona desarrolla pensamientos negativos que lleva al extremo con alejamiento de la realidad, normalmente de culpabilidad, salud y/o ruina. Alucinaciones auditivas y delirios.
  • Depresión atípica: Estado de ánimo reactivo, el paciente consigue alegrarse ante acontecimientos felices, aunque, poco después vuelva a sumirse en una tristrza menos intensa. Irritabilidad. Aumento de apetito, sobre todo por comidas poco elaboradas. Insomnio por falta de conciliación. No hay despertar precoz  y si sueño fragmentado. Mejor humor por la mañana que luego empeora. Ansiedad.
  • Otras depresiones: ( causadas por factores exógenos )
    • Demencia depresiva: Se da en la vejez, se manifiesta por olvidos, descuidos y apatía. Es parecido a la demencia senil, la diferencia es que con el tratamiento recuperan las capacidades intelectuales perdidas.
    • Depresión posparto:  Aparece por una serie de desajustes hormonales ( v *).
    • Depresión secundaria: Por efecto de otras enfermedades y tratamientos.

Enrique Baca ( presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría ) proporciona datos alarmantes, “ una cuarta parte de los españoles tendrán a lo largo de su vida un episodio que será susceptible de atención sanitaria de carácter psiquiátrico. Esto significa que la atención mental es problema primario”. A este respecto, la medicina de atención primaria ha experimentado importantes progresos en cuanto a la detección de cuadros depresivos y su correcto tratamiento, aunque una de las grandes dificultades que siguen teniendo los profesionales es la falta de tiempo, esencial para el diagnóstico de estos pacientes.

CARIÑO Y COMUCICACIÓN COMO TERAPIA

Es evidente que ante este tipo de trastorno el tratamiento debe ser multidisciplinar y aplicado por especialistas que son los que pueden valorar en profundidad el problema, sus causas y posibles soluciones. No obstante es muy importante que el entorno de la persona deprimida sea afectuoso, comprensivo y comunicativo,  ya que cuando alguien vive situaciones emocionales difíciles tiende a inundarle una sensación de terrible soledad que podemos paliar con grandes dosis de amor a través de gestos y palabras. Debemos intentar “sacar el tiempo necesario” para estar con ellos, ver una película, hacerles un regalo, conversar y sobre todo escucharles sin condiciones.

Otro frente que ha evolucionado al respecto es la visión de la sociedad ante este problema. Hace 30 años la depresión se consideraba una debilidad del carácter. El paso de los años y la importancia de este trastorno que es considerado como una enfermedad susceptible de tratamiento, ha logrado desvincular la  palabra depresión de tabúes y estigmas sociales. Conscientes de concienciar a la sociedad y de ofrecer información al respecto, especialistas europeos han constituido el 7 de Octubre como Día Europeo de la Depresión.

 

imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate